14 enero 2012 Deportivos, Fotos, Pruebas, Urbanos

Nuestro protagonista estos días está siendo el Opel Corsa OPC, es decir, la variante más deportiva y radical del pequeño alemán. Pequeño no por potencia, puesto que bajo el capó cuenta con un motor turbo de 1,6 litros capaz de ofrecer 192 CV.

De todo lo relacionado con el motor y de lo divertido que es en carretera hablamos en la primera parte de la prueba. Y ahora, nos toca hablar del diseño, exteriormente salta a la vista que no es un Corsa convencional, pero también nos sorprende con el acabado interior y es precisamente todo esto lo que hoy os vamos a contar.

Diseño exterior

Cualquier modelo OPC (Opel Performance Center) cuenta con una estética acorde a tales siglas, desde el pequeño de la gama hasta el potente Insignia OPC de 300 CV. El Corsa OPC se diferencia del resto de la gama por sólo estar disponible con la carrocería de tres puertas y por un acabado deportivo.

Defensas de mayores dimensiones con entradas de aire en forma de aletas en los laterales, tanto de las defensas delantera como de la trasera. En el frontal destacan los nuevos faros de la gama Corsa que incorporan las luces diurnas (de bombilla) y con función direccionable, así como un diseño específico de los antinieblas más deportivos.

Lateralmente son las estriberas y las llantas de 18 pulgadas las llaman la atención (de serie son de 17 pulgadas), destacando especialmente el diseño oscurecido de las llantas que remarca la deportividad del coche.

Mientras que en la zaga, la salida de escape triangular es todo un elemento que dota de personalidad al Corsa OPC y lo distingue inconfundiblemente de cualquier otro Corsa. El diseño de la defensa trasera y los faros traseros oscurecidos, junto con el spoiler, rematan el conjunto.

En general exteriormente identificamos el modelo, además de por todo lo anterior, por su color azul OPC, otro signo de identidad con el interior a juego también en color azul.

Diseño interior, habitabilidad y calidad de los acabados

Cuando accedemos al interior nuestra mirada irá directamente a los asientos deportivos “RECARO” totalmente de serie, además incorporan el airbag lateral (la deportividad no tiene porque está reñida con la seguridad). Para los amantes de los urbanos deportivos, son unos de los mejores asientos en sujeción y comodidad al volante.

Recogen perfectamente el cuerpo y la postura de conducción es muy cómoda, además pocos urbanos deportivos cuentan de serie con unos asientos similares. El resto de detalles que llaman la atención, son los diferentes logos OPC en el volante y palanca de cambios, así como el borde de las salidas de aire en color azul, a juego con el color exterior.

El volante es de grandes dimensiones, un poco más pequeño y específico para esta versión OPC no estaría nada mal, aun así cuenta con las inserciones del logo OPC y la costura en la parte superior en color azul, aportando de nuevo, un toque racing al urbanita de 192 CV.

También cuenta con una instrumentación ligeramente diferente a la del Corsa convencional, con presencia del azul y algún que otro guiño a la deportividad, pero un medidor temperatura del agua o del aceite no vendría mal a un coche con carácter deportivo como es este.

Una vez que hemos dejado los elementos propios de un modelo OPC, el salpicadero es idéntico al del Opel Corsa convencional, calidades normales con abundancia de plásticos, pero con unos ajustes correctos puesto que estamos hablando de un urbano.

La monotonía en el salpicadero la rompe el nuevo sistema de navegación, que se ha estrenado con el restyling de Corsa, y la verdad, nos ha sorprendido por su facilidad, sencillez y buen funcionamiento (además integra el Bluetooth para el móvil).

Lo único que está mal resuelto son las dos pantallas, por un lado tenemos el sistema de navegación que integra la radio, teléfono y navegación, y por otro la pantalla superior que controla las funciones de climatizacion y ordenador de abordo. Esa pantalla superior es de grandes dimensiones y es una herencia del Corsa, podría ser de menores dimensiones y hacer el climatizador un poco más intuitivo.

Cuando repasamos el interior no podemos olvidar el espacio, que en las plazas delanteras es correcto y podemos viajar de manera cómoda, pero las traseras son algo más justas. Además en el caso del OPC sólo disponemos de carrocería de tres puertas, lo que complica el acceso a las plazas traseras y a esto hay que sumarle que no tienen ningún elemento de soporte trasero, siendo incómodas en conducción algo más ágil.

Huecos y maletero

El apartado de huecos está bien resuelto en el Corsa, dispone de unas guanteras en las puertas de un tamaño correcto, la guantera principal no es enorme pero cumple bien su función. Además disponemos de huecos en el tren central para dejar un móvil o las llaves de casa.

Finalmente tenemos el maletero, con una capacidad de 285 litros, tiene formas regulares por lo tanto podemos aprovechar sin problema su capacidad, que es superior a la de un Mini, por ejemplo.

Cerramos el repaso a la segunda parte de la prueba del Opel Corsa OPC, pero volveremos con la tercera parte, donde nos centraremos en el equipamiento, seguridad, precios y nuestra valoración general del pequeño urbanita deportivo.

Fotos | David Taboada


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 14 enero 2012
  2. Opel Corsa OPC 1.6 Turbo 192 CV, prueba (Equipamiento, precios y valoración) - La Isla Buscada 19 enero 2012
  3. Opel Corsa OPC 1.6 Turbo 192 CV, prueba (Equipamiento, precios y valoración) 19 enero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *