30 junio 2017 Crossover, Pruebas

opel crossland x

El pasado mes de mayo comenzaron a llegar las primeras unidades del Opel Crossland X a los concesionarios de la marca, que en este tiempo ha acumulado ya cerca de 2.000 pedidos del crossover de acceso a su gama.

Tras el Opel Mokka X –restyling lanzado en 2016 del Mokka a secas-, se trata del segundo modelo con el que Opel se adentra en la parte baja del creciente segmento de los SUV, mientras que en octubre llegará el Opel Grandland X, que competirá entre los SUV compactos.

Ubicado por tamaño y precio por debajo del ‘individualista’ Mokka X, el nuevo Crossland X es en cambio una alternativa más familiar, acorde con otras realidades del mercado. No en vano se siguen demandando coches compactos y versátiles (el Opel Astra y el Meriva venían a cubrir ambas necesidades, cada uno a su manera, en el catálogo de la marca), pero ahora quienes buscan un mayor componente emocional tampoco quieren renunciar a las ventajas de un coche práctico, tal y como demuestra la pujanza de modelos como el Renault Captur, Peugeot 2008 o los inminentes Citroën C3 Aircross –que Opel está empezando a producir en su planta de Figueruelas, como el Crossland X- y SEAT Arona.

opel crossland x

Diseño exterior

Las compactas dimensiones de la carrocería manifiestan la innegable vocación urbana del Opel Crossland XLas compactas dimensiones de la carrocería del nuevo todocamino alemán (4.212 milímetros de longitud, 1.765 mm de ancho y 1.605 mm de altura) manifiestan la innegable vocación urbana del Opel Crossland X. Algunos de sus rasgos mantienen un innegable aire de familia, como el frontal con la rejilla marcada y las alas invertidas a cada lado del logo, los faros (con tecnología LED opcionales) grabados en forma de ala o la línea de álabe en los laterales.

Otros, en cambio, marcan distancias respecto al resto sus hermanos, como la opción del techo en color diferente (Negro Mineral, Gris Acero o Blanco Alpino) que se podrá combinar con los 9 tonos disponibles para el resto de la carrocería.

La apariencia campera se refuerza, además de por la altura, con unas aletas pronunciadas y protectores de bajos delante y detrás. Los pilotos traseros se han colocado en posición elevada para dar mayor sensación de altura.

Diseño interior

Si por fuera el diseño del Opel Crossland X resulta todo un acierto –atrajo muchas miradas en las poblaciones en las que discurrió la presentación, por alrededores de Zaragoza-, por dentro se nota el esfuerzo que la firma de Rüsselheim está haciendo en la mejora de la calidad percibida.

El diseño del salpicadero es quizá poco llamativo, pero la sencillez de sus líneas tiene la ventaja de que uno tiene la sensación de que todo está más o menos en su sitio, empezando por la pantalla táctil de 8 pulgadas – Opel la llama IntelliLink – del sistema de información y entretenimiento, desde la que se controla el eficaz dispositivo de conectividad Opel OnStar.

opel crossland x

Las plazas traseras cuentan con regulación longitudinal de hasta 15 cmLa acertada combinación de materiales, con superficies de tacto agradable en lugares estratégicos, se ve reforzada con unos ajustes que causan una buena primera impresión. Esto es aplicable tanto para las plazas delanteras, muy amplias y dotadas con los asientos ergonómicos certificados por AGR (Aktion Gesunder Rücken e.V.), como especialmente para las traseras.

Estas plazas traseras cuentan con la opción de la regulación longitudinal (150 mm), que permite elegir entre dejar más espacio para las piernas o bien ampliar la capacidad del maletero desde los 410 litros iniciales hasta 520 litros, claramente superiores a los del nuevo Opel Insignia Grand Sport.

opel crossland x

El reposabrazos oculta una trampilla para guardar objetos largos, y si se abaten las dos secciones del respaldo (60/40) el resultado son unos generosos 1.255 litros de capacidad de maletero. También como opción se puede solicitar el doble fondo Flex Floor, con el que se consigue una superficie diáfana con los asientos traseros plegados y a la vez un espacio donde ocultar objetos.

Hay, sin embargo, detalles algo menos conseguidos, como un reposapiés para el conductor con el que no acabé de sentirme cómodo – por tamaño y ubicación -, el funcionamiento a veces un poco lento del IntelliLink (a veces la cámara de visión trasera tardaba en mostrar la imagen al insertar la marcha atrás) o los reflejos en la pantalla de la instrumentación, que en algunos momentos impedían ver la información del cuadro.

opel crossland x

Afortunadamente, la unidad de prueba contaba con el head-up display, de manera que los datos más relevantes para la conducción siempre estaban disponibles.

Dinámica y motores

La plataforma del nuevo Opel Crossland X forma parte de un desarrollo conjunto realizado con el Grupo PSA, que también aporta los conjuntos mecánicos. En ella se ha tratado de rebajar el peso para mejorar la eficiencia y el comportamiento dinámico. Se trata, en cualquier caso, de un coche cuyo enfoque urbanita ha determinado unos tarados de suspensión suaves, con buena capacidad de absorción de las irregularidades. Sin haber llegado a probar sus reacciones al límite, la primera impresión es de que se comporta de forma noble y predecible sobre el asfalto.

opel crossland x

La oferta mecánica incluye tres motores gasolina y dos diéselLa oferta mecánica, disponible únicamente con tracción delantera, se compone de tres motores gasolina 1.2 de tricilíndricos y dos turbodiésel de 1,6 litros. Las variantes de entrada son el modesto 1.2 MPFI (atmosférico) de 81 CV de potencia y 118 Nm de par y el razonable 1.2 Ecotec turbo e inyección directa de gasolina que entrega 110 CV y 205 Nm. Ambos con cambio manual de 5 velocidades de serie, pero el turbo está disponible con automático de 6 marchas opcional (entre 1.047 y 1.088,55 euros, según acabado). Por encima se sitúa la versión de 130 CV de este 1.2 Turbo (unido a la transmisión manual de 6 relaciones), que es el que pudimos conducir, y mostró una buena respuesta a medio régimen, como corresponde a los 230 Nm de fuerza que declara la marca.

opel crossland x

En cuanto a los diésel, se trata del probado bloque de 1.560 cc con dos configuraciones de potencia y par, una de 99 CV y 254 Nm y cambio de 5 velocidades (se ofrece también una variante Ecotec, más eficiente pero con peores prestaciones) y otra de 120 CV y 300 Nm.

Equipamiento y precios

El nuevo Opel Crossland X está disponible con dos niveles de acabado: Selective, más básico, y Excellence. Los precios van desde los 18.042 euros del Selective 1.2 MPFI a los 22.427,10 euros del Excellence con el motor 1.6 diésel de 120 CV.

opel crossland x

Todos ellos cuentan de serie con llantas de aleación de 16 pulgadas, elevalunas eléctricos delanteros y traseros, aire acondicionado, control de crucero, luces diurnas de LED, volante multifunción o el sistema OnStar con pantalla IntelliLink. Para las versiones Excellence se reservan el climatizador bizona, sensor de lluvia, el Flex Floor, carrocería bicolor (negro de color negro de serie) o la guantera iluminada y refrigerada, entre otros.

Entre las opciones más destacadas se encuentran el navegador con conexión Apple Car Play y Android Auto (600 euros), el head-up display (400 euros), el asistente de aparcamiento delantero y trasero (500 euros) o el techo panorámico fijo (incluye las barras de techo plateadas, 915 euros).


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *