Audi A5 Coupé 3.0 V6 TDI 240 CV Quattro, a prueba (II)

Audi A5 Coupé 3.0 V6 TDI 240 CV Quattro, a prueba (II)

Escrito por: Diego G. Moreira    4 noviembre 2011     2 Comentarios     4 minutos

Seguimos con el Audi A5 Coupé, un modelo muy interesante para quien busca un coupe prestacional, con un comportamiento sobresaliente y al mismo tiempo diesel. Como ya os comentamos en la primera parte, bajo el capó equipa un potente bloque de tres litros V6 de 240 CV unido a una caja de cambios de doble embrague y a la tracción integral Quattro.

Con estos elementos y la tracción integral Quattro, el comportamiento del coche está garantizado y su eficacia en carretera también. Eso sí, en esta segunda parte nos toca hablar del diseño, tanto del exterior como del interior, además de tratar temas como las calidades interiores, la practicidad y por supuesto, el maletero.

Diseño exterior

Antes de repasar el diseño del Audi A5, no podemos olvidar que el modelo recibió hace poco una actualización en el diseño que atañe al frontal, sobretodo a los faros antiniebla y a la zaga que ahora cuenta con unos pilotos rediseñados. Por lo demás todo permanece intacto, pero bueno si el diseño está bien así, ¿para qué cambiarlo?.

Ahora si repasando el diseño del A5, salta a la vista el paquete S-Line exterior, con unas defensas de mayores dimensiones, más deportivas, parrilla central cromada o las llantas de 18 pulgadas específicas de este paquete deportivo.

En lo referente al resto del diseño, tenemos un coupé de líneas tradicionales y un diseño elegante al mismo tiempo que mezcla elementos deportivos, con un resultado final muy logrado y que pese a pasar los años sigue siendo un modelo muy vigente y sigue centrando miradas mientras circulamos con él por la calle.


Diseño interior y acabados

Cunado abrimos la puerta y pasamos al interior nos encontramos el típico puesto de conducción Audi, con una consola central limpia en mandos, mientras que todo el sistema de entretenimiento, sonido y navegación se controla desde el tren central.

La calidad está a la altura del coche, todos los plásticos que encontramos tienen un tacto mullido, así como, unos ajustes correctos. Eso sí, lo primero que nos llama la atención es el arranque, porque pese a contar con sistema de arranque y entrada sin llave, sigue contando con el hueco de la llave, aunque se puede encender sin necesidad de introducirla.

Varios elementos del paquete S-Line están presentes en el interior, como los asientos deportivos con una excelente sujeción lateral o el volante multifunción de cuero. La postura de conducción es cómoda, algo baja y acorde al coche que llevamos, con buena visibilidad, excepto la trasera que el cristal es pequeño.

Tenemos todo a mano, puesto que el volante cuenta con los controles de audio y después en el tren central disponemos del resto de controles, pero hay un detalle que sorprende. El ordenador de abordo del Audi A5 es el más completo de todo el Grupo Volkswagen, dispone de gestión del sistema de sonido, radio, navegación, pantalla a color. Pero si queremos cambiar de canción es algo que no podemos hacer desde el volante con una sola tecla, porque tal y como está diseñado nos aparece la lista de canciones en la pantalla central de la instrumentación y allí la cambiamos a nuestro gusto.

Está claro que el sistema es muy completo, pero la pega que le podemos poner es algo más de practicidad para cosas simples como esta.

Si pasamos a las plazas traseras, recordar que es un coupé de cuatro plazas, el espacio para los pies es correcto, pero para la cabeza si mides más de 1,75 metros, vas algo justo. Eso sí, el acceso a las plazas traseras es correcto, en nuestra versión, mejorado por los asientos eléctricos que se mueven automáticamente.

Eso sí, faltan asideros traseros o algún lugar donde poder agarrarse los ocupantes de las plazas traseras -sólo dispone de apoyabrazos-, y a favor, cuenta con salidas de aire y regulador, un detalle práctico.

Huecos y maletero

Empezando por los huecos, tenemos varios donde poder dejar nuestras cosas, aunque lo que más destaca es su guantera principal. Después tenemos varias guanteras y posavasos en las plazas traseras, posavasos en la plazas delanteras y un cofre central algo pequeño, pero que aporta un hueco más al conjunto.

La capacidad del maletero es de 455 litros, una medida normal dentro del segmento y que es comparable a la capacidad de un BMW Serie 3 Coupé que tiene 440 litros de capacidad. Dispone de formas regulares con lo que el aprovechamiento es mejor, la única pega posible es la boca de carga algo pequeña, pero normal en este tipo de coupés.

En la tercera parte de la prueba nos centraremos en el equipamiento, seguridad, valoración general del modelo y también los precios del Audi A5 Coupé.

Fotos | David Taboada

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.