Audi RS e-tron GT vs Audi R8 V10 en circuito: ¡tú también puedes con los cursos de Audi driving experience!

Audi RS e-tron GT vs Audi R8 V10 en circuito: ¡tú también puedes con los cursos de Audi driving experience!

Escrito por: Antonio Roncero   @roncero_antonio    26 mayo 2021     10 minutos

Probar en la misma jornada un Audi R8 V10 y un RS e-tron GT en circuito y aprender técnicas de conducción deportiva. ¿Te apuntas al curso Sportscar de Audi driving experience?

 

Los cursos de conducción Audi están abiertos a todos los clientes, y puedes participar en ellos desde 240 euros en la modalidad Progressive, a partir de 420 euros en el caso de los Performance, y desde 650 euros en la modalidad más deportiva, el curso Sportscar. Si eres cliente Audi, estos precios bajan un poco: hasta 100 euros menos en el caso del más caro. En la página web de Audi driving experience tienes toda la información con precios, calendarios, en qué consiste cada curso, qué coches se pueden conducir…

Quizás no te encaje lo que has leído en el primer párrafo en un artículo cuyo título empieza llamando a un enfrentamiento en circuito nada menos que entre un Audi R8 V10 y el nuevo Audi RS e-tron GT. Pero vuelve a leer el título hasta el final: el protagonista puedes ser tú mismo.

Los cursos de conducción de Audi

La marca de los cuatro aros tiene desde hace años una escuela de conducción, Audi driving experience, que organiza cursos sobre asfalto y sobre nieve, y desde hace poco también cursos off-road. Ahora acaba de comenzar la temporada de asfalto, con el curso Sportscar en el que hemos podido participar. Pero habrá más. Por ejemplo, ya puedes reservar el curso Performance, que tendrá lugar en septiembre en Ascari (Málaga). Y muy pronto se abrirá el calendario de reservas para el curso Progressive, que se impartirá en el Circuito de Los Arcos, en Navarra, los días 14 y 15 de octubre.

Audi 9

En estos cursos, el objetivo principal es aprender técnicas de conducción deportiva y mejorar tus habilidades al volante. Tras pasar por una parte práctica, se realizan pruebas de frenada, control de la trayectoria, maniobras de esquiva… Ejercicios que también pueden ayudar en el futuro a resolver un imprevisto durante la conducción diaria. También son cursos muy adecuados para aprender a sacar el máximo partido a las nuevas tecnologías que incorporan los vehículos.

Y, sobre todo, permiten a los participantes rodar en circuito y probar los coches más deportivos de Audi, como el R8, la gama RS… o las versiones de propulsión eléctrica, como el e-tron Sportback o, novedad este año, el nuevo Audi e-tron GT. Lo dicho, lo mejor es que entres en la web de Audi driving experience y vayas ahorrando para darte un capricho.

Llegados a este punto, voy a contaros algunos de los ejercicios que pudimos realizar en el curso Sportscar, ahora sí, nada menos que con el Audi RS e-tron GT como protagonista, desplazando incluso a todo un Audi R8 V10, que era “lo más de lo más” hasta ahora en los cursos de conducción deportiva de Audi.

Audi 19

Ojo, porque ni el curso, ni lo que viene a continuación está planteado como un enfrentamiento directo entre ambos coches. Sería injusto. Basta con tener en cuenta que el Audi R8 V10 es lo que es, un deportivo biplaza que, con pocas modificaciones, sirve de base para un coche de competición con un increíble palmarés en la categoría GT3 en distintos campeonatos de todo el mundo.

Y el RS e-tron GT, aunque lleve las siglas RS que identifican a los modelos deportivos de Audi (es el primer coche 100% eléctrico de Audi Sport), no deja de ser un Gran Turismo, con todo lo que ello conlleva: tiene que ofrecer grandes dosis de confort y placer de conducción.

Audi RS e-tron GT vs Audi R8 V10: ¿con cuál te quedarías para conducir en circuito?

Antes de seguir, repasemos algunas características técnicas de ambos coches. Al menos las más importantes para lo que viene después. Tranquilo, que no vamos a hablar de precios, ni de equipamiento. Ni te voy a abrumar con cifras.

El Audi R8 V10 FSI Performance tiene un motor de 10 cilindros en V atmosférico con 620 CV a 8000 rpm que entrega un par máximo de 580 Nm a 6.600 rpm. Pesa 1.670 kg, y está equipado de serie con discos de freno cerámicos. Alcanza una velocidad máxima de 331 km/h, y acelera de 0 a 100 km/h en 3,1 segundos.

Audi 7

Por su parte, el Audi RS e-tron GT utiliza dos motores eléctricos, uno en cada eje, que rinden una potencia conjunta en modo boost de 646 CV, con un par máximo de 830 Nm. El peso es de… 2.422 kg. La velocidad máxima está limitada a 250 km/h, mientras que en la aceleración de 0 a 100 km/h para el crono en unos sorprendentes 3,3 segundos. Aquí los discos de freno cerámicos no son de serie, pero las unidades que pudimos probar en los cursos llevaban equipada esta opción. Cuestan 7.000 euros, por si te queda la duda.

No tenemos el dato concreto. Pero en Audi aseguran que, debido a la colocación de la batería de forma plana bajo el piso, el centro de gravedad en el RS e-tron GT está incluso más bajo que en el R8. Esto, junto al hecho de disponer de la máxima capacidad de empuje (el par máximo) casi desde el mismo momento en el que pisas el acelerador a fondo, hace que el Audi RS e-tron GT sea toda una sorpresa… también en circuito.

Acelerar, frenar, trazar: un coche eléctrico también puede ser deportivo

Ya te hemos contado con detalle todas las características y cómo va en carretera el gran turismo eléctrico de Audi en la prueba del Audi e-tron GT. Y también hemos conducido el Audi R8 Performance en circuito en varias ocasiones, una de las últimas en el Circuito de Jerez, con motivo precisamente de uno de los cursos de Audi driving experience.

Pero probar los dos coches en circuito, con la posibilidad de hacerlo bajándote de uno y subiéndote inmediatamente al otro, y además con los consejos de los instructores de la escuela de conducción de Audi, termina de abrirte del todo los ojos hacia el futuro de la movilidad eléctrica. Perdón, ¿dije futuro? Quería decir presente.

La maniobra de frenada y esquiva con el Audi R8

Antes de las vueltas en circuito, dos ejercicios. El primero ya lo habíamos realizado en otras ocasiones: aceleración máxima con el Audi R8 (sin usar el launch control para no forzar la mecánica) hasta llegar a un punto de frenada en el que aplicar a fondo toda la fuerza sobre el pedal, para esquivar un obstáculo imaginario también marcado con conos mientras estás todavía en plena frenada.

Coser y cantar para un coche como el R8, y más con los frenos cerámicos “calentitos”. Aquí, el “piloto” lo único que tiene que hacer es pisar el pedal del freno con todas sus fuerzas cuando toca, y no aliviar la presión sobre el mismo ni siquiera cuando toca girar el volante para la maniobra de esquiva.

Audi 12

El ABS se encarga de que esto sea posible; antes, cuando los coches no tenían ABS, si bloqueabas las ruedas perdías la capacidad direccional, pero eso quedó en el olvido… aunque nos confirman los monitores que los principales fallos de los alumnos en esta prueba siguen siendo el no girar el volante cuando toca aunque sigas frenando, o dejar de ejercer la máxima presión sobre los frenos cuando toca girar, lo que alarga la frenada.

El Audi RS e-tron GT muestra su máxima aceleración

De aquí pasamos a un ejercicio muy divertido, por el componente de rivalidad que incluye al hacerse por parejas… y por el hecho de tener el primer contacto con el Audi RS e-tron GT. Se trata de acelerar en la larga recta del Jarama hasta alcanzar la velocidad que puedas y quieras… siempre y cuando seas capaz de parar el coche sin pasarte de los conos que marcan el final de la recta delimitada para la ocasión. Gana el que detiene el coche antes, por lo que la clave está en acelerar mucho y frenar mejor.

Audi 14

Y aquí llega la primera sorpresa. Aunque las cifras dicen que el RS e-tron GT es 2 décimas más lento que el R8 en la aceleración 0-100 km/h, la sensación al volante del Gran Turismo cuando hundes el pie derecho en el acelerador es que el “lento” es el otro… La segunda sorpresa es que, a pesar de sus casi 2,5 toneladas, frena una y otra vez con una consistencia extraordinaria, sin descanso entre alumnos y tandas. El tacto es algo más “esponjoso” que en el R8, por definirlo de alguna manera. Pero no hay lugar a la duda: el e-tron corre tanto como frena, y viceversa.

La guinda final: rodar en el Circuito del Jarama

Y llega lo mejor de la jornada: las vueltas al circuito. Como siempre en estos casos, tandas de tres conductores, con un monitor haciendo de “liebre”, y con la oportunidad de que todos rueden detrás del monitor, dando relevos en cada vuelta.
Las reglas no permiten desconectar controles de tracción o estabilidad. Tampoco se realizan los ejercicios de forma que puedas tener una referencia de tiempos, para comparar uno y otro coche. Pero es lo de menos. El Audi R8 no tiene nada que demostrar a estas alturas sobre su rendimiento en circuito, y no creo que nadie que se compre un Audi RS e-tron GT lo vaya a utilizar en track-days.

Audi 25

Lo mejor de todo es que rodar con uno y otro coche, y de forma consecutiva, nos permite comprobar que Audi ha realizado un trabajo increíble con el RS e-tron GT, y que la propulsión eléctrica tiene todavía mucho que decir. Si Audi es capaz de hacer esto con un Gran Turismo… ¿qué podemos esperar cuando se decida a lanzar un deportivo eléctrico “de verdad”? Y cuando digo “de verdad”, me refiero al equivalente a un Audi R8 en versión eléctrica.

Tiempo al tiempo. De momento, el RS e-tron GT en circuito multiplica por dos lo que ya nos transmitió al probarlo en carretera: es un coche muy pero que muy rápido. Y los menos experimentados en conducir coches tan potentes tendrán más fácil marcar vueltas rápidas personales con el RS e-tron GT que con el R8, que tiene una velocidad de paso por curva altísima, pero exige más concentración, más habilidad y más “manos”.

Audi 21

El RS e-tron GT acelera tanto a la salida de las curvas que enseguida llegas a la siguiente sin apenas darte cuenta. Y el tamaño o el peso parecen reducirse a la mitad mientras los neumáticos trabajan transmitiendo la potencia al asfalto, algo para lo que cuentan con la inestimable ayuda de la electrónica. El tacto de los frenos es lo menos deportivo del coche. Y digo bien: el tacto, no el rendimiento de los mismos. Por lo demás, conducir el RS e-tron GT en circuito, haciendo una valoración global, me recuerda un poco a los coches de Scalextric.

En gran medida por la aceleración, y un poco por la sensación de retención al levantar el dedo del “gatillo” (aquí al dejar de acelerar). Pero, sobre todo, porque es como si llevases un potente imán bajo el coche y el asfalto tuviera unas guías de acero a las que el imán se queda pegado para no salirse de la trayectoria.

Audi 26

Y si después de todo esto te digo que yo, para conducir en circuito, prefiero el Audi R8, no me critiques. Para todo lo demás, me quedo con el RS e-tron GT.

Información de interés relacionada

Galería de imágenes cursos Audi driving experience Sportscar


Deja un comentario