El Audi RS Q8 cae en manos de Mansory y la potencia se desboca

El Audi RS Q8 cae en manos de Mansory y la potencia se desboca

Escrito por: David Lopez   @espacionblanco    19 noviembre 2020     3 minutos

El Audi RS Q8 vuelve a descubrirse como un auténtico SUV deportivo gracias a Mansory, quienes a parte de darle su toque han aumentado todavía más su potencia

En este año hemos visto como el Audi RS Q8, aparte de las deportivas características otorgadas por el fabricante alemán, se ha posicionado como una excelente base para realizar preparaciones, no en vano pudimos ver como ABT ponía toda la carne en el asador con este modelo. Precisamente fue ABT quien dándole una vuelta de tuerca a su preparación sobre el RS Q8 creó el RSQ8-R para llevarlo hasta los 740 CV, pero ahora llega Mansory para demostrar que este SUV aun puede dar más de si.

El pasado mes de marzo Mansory se atrevía por primera vez con un Audi RS6 al que, además de otorgarle el peculiar estilo de diseño del preparador alemán, conseguían aumentarle la potencia en 130 CV para llegar a la más que suficiente cifra de 730 CV. Esta preparación de Mansory sobre el RS6 ha sido un auténtico éxito teniendo una gran demanda y, ahora, siguiendo la misma linea ampliarán su catálogo de preparaciones sobre los modelos de Audi atreviéndose con el nuevo RS Q8.

Mansory Audi Rsq8 (8)

Comenzando por el exterior del RS Q8 de Mansory, nos encontramos con el peculiar estilo de diseño que el preparador alemán otorga a los modelos de los que se encarga pero que además sirve para mejorar su aerodinámica, todo ello aderezado con una amplia dosis de fibra de carbono. Este kit incluye parachoques delantero de nueva factura con unas entradas de aire de mayores dimensiones y fabricado prácticamente entero en fibra de carbono, al que se le han añadido unas pequeñas winglets laterales en la parte inferior y detalles en fibra de carbono como el marco de la parrilla Singleframe; mientras que en la parte superior del frontal veremos un nuevo capó fabricado también en fibra de carbono y con dos salidas de aire en el centro.

En los laterales vemos como la fibra de carbono se sigue utilizando tanto en las carcasas de los espejos retrovisores como en los embellecedores de las branquias laterales, asimismo se ha instalado unos nuevos faldones más prominentes y se ha ampliado el tamaño de los pasos de rueda, contando todo ellos con salidas de aire para refrigerar el sistema de frenado, que rodean a las ruedas con llantas de 24 pulgadas. Precisamente, los pasos de rueda posteriores se unen con el elaborado difusor trasero fabricado también en fibra de carbono, para terminar con un alerón de nuevo diseño. El color elegido para la carrocería del Mansory RSQ8 es un Deep Black con una línea roja que cruza la carrocería en su totalidad, color este que también adorna con una fina linea las aletas del difusor trasero.

Mansory Audi Rsq8 (11)

Si pasamos ahora a su interior veremos que también se producen modificaciones que aumentan su deportividad, aunque Mansory ha querido hacerlo de tal manera que altere lo menos posible el elegante diseño de serio concebido por Audi. Para ello se han instalado una serie de molduras en fibra de carbono en el salpicadero, la consola central, el volante y los paneles de las puertas. Además, en los asiento se ha conservado el diseño de serie pero se ha incluido costuras en contraste en color rojo y el logotipo de Mansory en los respaldos de los asientos delanteros también en rojo.

En el apartado mecánico, aprovechándose de las mejoras realizadas en el RS6, el Mansory RSQ8 recibe una actualización de la ECU de su motor V8 biturbo y un nuevo sistema de escape, lo que le sirve para aumentar la potencia hasta unos impresiones 780 CV junto con un par motor de 1.000 Nm, esto es 80 CV más que el modelo de serie y 40 CV más que la preparación realizada por ABT. De esta manera el Mansory RSQ8 llega hasta los 100 km/h en 3,3 segundos y alcanza una velocidad máxima de 320 km/h.


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.