Del Audi RS3 al R8: así suena la melodía celestial que emanan los deportivos de los cuatro aros

Del Audi RS3 al R8: así suena la melodía celestial que emanan los deportivos de los cuatro aros

Escrito por: Javier López    27 abril 2018     Sin comentarios     5 minutos

Los Audi RS no solo cuentan con prestaciones impresionantes, sino también con un sonido celestial. Este vídeo analiza el sonido desde el RS3 hasta el R8.

Los deportivos cuentan con innumerables características que los hacen vehículos más especiales de lo normal, algo que vemos reflejado en sus acabados o puesta a punto. Sin embargo, debemos centrarnos en un elemento crucial que describe el carácter de todos y cada uno de los modelos con claras aspiraciones más radicales, su sonido. Audi se declara como un experto en este campo gracias a sus escapes deportivos, y hoy vamos a hacer un repaso de su gama RS y del carismático aullido que emanan todos y cada uno de sus componentes.

Hasta hace no mucho tiempo, los únicos miembros de la firma de los cuatros en incorporar las siglas RS eran las berlinas por excelencia de la marca. Con el transcurso de los años, nuevos modelos han ido adoptando dicha denominación y, por ende, una puesta a punto a la altura de su apellido. Desde el RS3 hasta el Audi R8 cuentan con una preparación mucho más radical y, al mismo tiempo, son capaces de emanar un sonido digno de admiración y que analizaremos gracias a este vídeo.

Audi RS3: pequeño pero matón

Es cierto que el compacto deportivo más pequeño de la gama es el Audi S1, pero a falta de una “R” en su apellido daremos cabida a su hermano mayor, el RS3. El A3 más radical cuenta con una puesta a punto envidiable en su segmento, ya que bajo su capó esconde un propulsor 2.5 TFSI de cinco cilindros en línea capaz de erogar 400 CV de potencia, la misma cifra que rendía un Ferrari 360 Módena hace no mucho tiempo. Al mismo tiempo, la combinación de sus CV con los 480 Nm de par que declara, permiten que el compacto más radical alcance los 100 Km/h en tan solo 4 segundos.

Si a esto le sumamos el escape deportivo que ofrece la firma germana como opción, obtendremos una combinación propia de un superdeportivo de altos vuelos. Su cinco cilindros ofrece un sonido celestial, el cual es acompañado de una serie de petardeos que acentúan la experiencia al volante del Audi RS3. Sin embargo, sus hermanos mayores no han querido padecer en el intento y cuentan con una melodía a la altura o incluso superior.

Audi RS4 y RS5: potencia y practicidad de la mano

Es cierto que ambos modelos difieren en numerosos aspectos, ya que uno cuenta con cuatro puertas y el otro presenta una carrocería coupé -exceptuando a su variante Sportback- pero si que nos encontramos con un elemento en común, su motor. Si indagamos un poco por las entrañas de los Audi RS4 y RS5 nos encontraremos con un poderoso V6 de 2.9 litros sobrealimentado, el cual se encarga de sustituir al V8 atmosférico de la generación anterior.

Este propulsor es capaz de rendir 450 CV de potencia y 600 Nm de par, cifras que catapultan a los RS “medianos” hasta una velocidad máxima de 250 Km/h limitada electrónicamente. Es cierto que su sonido no es igual de puro que el del V8 pero, sin duda alguna, la firma germana ha conseguido que su nuevo V6 sobrealimentado ofrezca una banda sonora limpia y progresiva, la cual es acompañada por algún que otro petardeo cuando se reduce de marcha.

Audi RS6: todo en uno

Si decimos que el Audi RS6 es uno de los vehículos más admirados y deseados de todos los tiempos no sería mentira. La firma alemana ha conseguido crear un modelo polivalente donde potencia, deportividad y comodidad van de la mano. Pese a su carrocería familiar, el RS6 ofrece unas prestaciones capaces de poner en un aprieto a muchos superdeportivos más tradicionales. Esto lo consigue gracias a su V8 con turbocomprensor, el cual es capaz de generar 605 CV y 750 Nm de par en su versión Performance.

Este mismo motor da vida a la variante más radical del A7 y, pese a que ambos modelos han sido sustituidos recientemente, aún desconocemos datos pertinentes sobre los futuros RS6 y RS7. Sin duda alguna, el sonido ronco y tosco que es capaz de erogar el familiar más radical de la firma es digno de admiración, puesto que le proporciona un carácter único.

Audi R8: la joya de la corona

Fue en el año 2006 cuando Audi se introdujo de cabeza en el mundo de los superdeportivos con el R8, un modelo que marcó un antes y un después en la historia del motor. 12 años más tarde, su segunda generación se encuentra en lo más alto de su segmento, ofreciendo unas prestaciones y una puesta a punto a la altura de un vehículo de su categoría.

En su interior se esconde un poderoso propulsor de los que escasean, un V10 atmosférico de 5.2 litros capaz de emanar 610 CV de potencia y 560 Nm de par. Gracias a estas cifras, el Audi R8 puede mostrar con orgullo que es uno de los superdeportivos más rápidos y eficaces del momento pero, sin duda alguna, su sonido también merece toda nuestra atención.

La melodía angelical que produce el R8 es digna de un propulsor atmosférico, el cual busca llegar hasta las 9.000 rpm sin desfallecer en ningún momento, siendo lineal y constante en todo su rango de revoluciones. Al mismo tiempo, el sonido nos acompaña en esa búsqueda de la parte roja del tacómetro, convirtiéndose en un aullido feroz que rápidamente nos contagiará su nerviosismo.

Sin duda alguna, Audi no solo ha sabido desarrollar algunos de los mejores deportivos del momento, sino también una banda sonora acorde a sus prestaciones. De momento desconocemos muchos datos sobre los futuros modelos RS, pero podemos apostar a que continuarán ofreciendo un sonido y unas prestaciones dignas de los vehículos a los que sustituyen.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.