Audi TT RS 340 CV, prueba (Diseño exterior, interior y acabados)

Audi TT RS 340 CV, prueba (Diseño exterior, interior y acabados)

Escrito por: Diego G. Moreira    4 mayo 2012     2 Comentarios     4 minutos

Seguimos centrando nuestra atención en el Audi TT RS Coupé de 340 CV, hace unas semanas pasaba por nuestras manos este deportivo y divertido vehículo. Todo sobre el motor, prestaciones y comportamiento lo hemos tratado en la primera parte de la prueba, un comportamiento que destaca por dos palabras: deportividad y control.

Pero un coche no sólo es motor, y aquí no sólo analizamos eso, así que nos toca avanzar y seguir analizando para hablar del diseño exterior, que es diferente a un Audi TT convencional, para hablar del interior (con dos plazas en la práctica) o para hablar de la calidad de los acabados (con el acabado Audi Exclusive interior).

Diseño exterior

Deportividad pero sin excesos, cuando veo el exterior del Audi TT RS me viene a la memoria el alerón de dimensiones desproporcionadas del Subaru STI que pasó por nuestro equipo de pruebas, ahí tenemos un ejemplo claro de la deportividad pero llamando mucho la atención.

El TT RS sin embargo cuenta con un diseño exterior con un toque deportivo mucho más medido, defensas delanteras de mayores dimensiones (carece de antinieblas), logos RS en el frontal y trasera, así como defensa trasera de mayores dimensiones y doble salida del escape.

Tampoco nos podemos olvidar del alerón, que se despliega automáticamente por encima de 120 km/h, pero también podemos activarlo desde un botón interior si queremos fardar en la ciudad o a velocidades inferiores a 120 km/h.

En las ruedas de nuevo algo llama nuestra atención, llantas de 19 pulgadas y unos potentes discos de freno ventilados delanteros con el logo RS. Tampoco nos podemos olvidar del los retrovisores en fibra de carbono, un complemento ideal para nuestro pequeño deportivo.

Los neumáticos tenían unas medidas considerables, con 255/35/R19. Con un perfil tan bajo había que tener cuidado con los baches algo más profundos, porque sino las llantas podrían sufrir bastante. Por otra parte, estas llantas de 19 pulgadas son opcionales, de serie viene con unas de 18 pulgadas.

Las luces eran bixenon con una iluminación excelente, además direccionales y con función de largas automáticas, eso sí, parte de este equipamiento también es opcional.

Diseño interior, habitabilidad y calidad de acabados

Por dentro lo primero que destaca es la combinación Audi Exclusive de rojo y negro. Acabados en cuero rojo mezclado con el acabado general negro del TT RS, tanto el volante como el tren central o palanca de cambios en rojo llama poderosamente la atención.

El diseño del salpicadero es sencillo, medio salpicadero es el sistema de navegación, mientras que debajo tiene los mandos del climatizador y en el tren central la palanca de cambios. Todo a mano, materiales correctos pero no sobresalientes, es decir, el acabado del salpicadero es en plástico blando pero ni con el acabado Audi Exclusive está forrado de cuero, algo que en un coche cercano a los 80.000 euros podría venir de serie.

Pero vuelvo a lo dicho, los acabados son más que correctos y no hay un ajuste malo, todo está en su sitio. Hay que decir, que con este acabado interior, aún gana una mayor calidad si cabe, con elementos como las costuras en rojo o el tren central de cuero rojo.

Los asientos delanteros si que están acordes al coche, son deportivos de cuero y ofrecen una sujeción perfecta del cuerpo, sobretodo destacan por la comodidad y al mismo tiempo recogen lateralmente muy bien, algo que se agradece cuando decidimos practicar una conducción algo más dinámica por carreteras con curvas. Incluso en carretera son bastante confortables, durante 1200 km nos hemos encontrado a gusto en ellos.

Una tarea complicada es acceder al vehículo, la baja postura de conducción, el arco del techo bajo, hará que si tenemos que sentar a una persona mayor de copiloto será complicado, incluso nosotros mismos para subir y bajar del coche no es muy sencillo, pero es el contrapunto de estos asientos y del techo tan bajo.

Imposible es el acceso a las plazas traseras, o mejor dicho, sentar un adulto en ellas. Puesto que el acceso es complicado, al tener que mover el asiento puesto que sólo abate el respaldo, además el espacio para la cabeza es muy reducido por la curvatura del techo, es hasta peligroso en caso de un frenazo o accidente.

Eso sí, para una emergencia o para dejar nuestras cosas en los asientos traseros pueden ser útiles esas dos plazas, pero poco más.

Huecos y maletero

En el apartado de huecos, es un coupé, y se nota. No tiene grandes huecos donde dejar las cosas, pero al menos tiene dos posavasos centrales y unas guanteras en las puertas normales, eso sí, no intentéis meter nada de grandes dimensiones porque no entra simplemente.

El maletero es generoso en capacidad con sus 290 litros, suficiente para llevar el equipaje de dos personas o incluso guardar la compra del super.

En la tercera parte de la prueba nos centraremos en el equipamiento, hablando además del del seguridad, así como nuestra valoración general sobre el coche y el precio.

Fotos | David Taboada y Equipo de pruebas

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.