Cómo conducir por autopistas y autovías de manera correcta

Cómo conducir por autopistas y autovías de manera correcta

Escrito por: Victor Alós Yus   @sepelaci    1 noviembre 2020     4 minutos

Las autopistas y autovías son vías rápidas que permiten circular a una velocidad máxima de 120 km/h, con unas características especiales que hay que conocer.

Estamos muy acostumbrados a conducir en autopistas y autovías, pero a veces no sabemos bien cómo debemos movernos por estas vías que conectan con rapidez y eficiencia ciudades en toda la geografía española. Son 15.500 kilómetros de autopistas y autovías en la red de carreteras del Estado, lo que corresponde a alrededor del 10% del total. Por ellas circulan el 55% del total de coches que hay nuestro país.

En general, las autovías y las autopistas tienen la misma consideración y la mayoría de sus características son similares. Es decir, en cuestión de velocidad mínima y máxima para circular por ellas son idénticas y sus particularidades en lo que respecta a la construcción, también. Hay algunas diferencias, que aunque son mínimas, hace que sean ligeramente diferentes y que tengamos que tener más precaución en las autovías que en las autopistas.

Normativa Autopista Autovía

Características de autopistas y autovías

Las autopistas y autovías tienen unas características propias. Están formadas por al menos dos carriles por sentido de circulación. En ellos se puede circular a una velocidad máxima de 120 km/h y siempre por encima de los 60 km/h. Una de las diferencias entre las autopistas y las autovías es que en las primeras no se puede circular bajo ningún concepto cualquier vehículo que no superar esa velocidad.

En las autovías, sin embargo, pueden circular ciclistas si no tienen otra vía alternativa para llegar a su destino. Deberán hacerlo por el arcén y con todas las medidas de seguridad y visibilidad. En las autopistas, esa situación no está contemplada.

Limite Velocidad Autopista Holanda

En autopista y autovía, al tener varios carriles por sentido de circulación, se puede utilizar el carril izquierdo para adelantar, utilizando el que esté más a la izquierda para hacerlo si hay más de dos carriles. Pero una vez realizado el adelantamiento, hay que volver al carril de la derecha, que es el que se ha de utilizar siempre para circular.

De no hacerlo, se puede incurrir en una irregularidad que puede conllevar una sanción. Circular por el carril izquierdo es una costumbre denominada «síndrome del carril izquierdo» y se debe evitar. La distancia de seguridad es importante, ya que al circular a altas velocidades la distancia de frenado es superior a lo habitual.

No hay una distancia estipulada para circular tras otro vehículo, pero se ha de dejar una distancia suficiente para poder frenar a una velocidad de 120 km/h. La distancia de 25 metros puede resultar bastante práctica, pero es mejor dejar más espacio para poder reaccionar y frenar a tiempo.

Para realizar cualquier maniobra hay que recordar que se está circulando por norma general a velocidades altas y hay que dejar espacio para reaccionar. Hay que señalizar cualquier cambio de carril con tiempo para que los vehículos que circulan detrás puedan reaccionar. Al tomar un carril de desaceleración para abandonar la autopista o autovía hay que situarse en el carril derecho y señalizar la maniobra. Además, hay que ir reduciendo la velocidad con tiempo para señalizar mejor esa maniobra.

Síndrome del carril izquierdo: qué es y qué sanciones hay por abusar de él

Síndrome del carril izquierdo: qué es y qué sanciones hay por abusar de él

Muchos conductores utilizan el carril izquierdo o central para circular estando libre el carril derecho, cometiendo una infracción grave de 200 euros

LEER MÁS

Para incorporarse a una autovía o a una autopista hay que circular con precaución en el carril de aceleración. Los coches que circulan por estas vías tienen obligación de ayudar a la incorporación de los vehículos que están en el carril de aceleración, pero solo si pueden hacerlo y no ponen en riesgo la seguridad de los otros conductores.

El conductor que quiere acceder ha de comprobar que puede acceder y si no puede, debe frenar hasta llegar incluso a detenerse si es preciso, cediendo el paso de los vehículos que circulan en la autovía. En cuanto pueda incorporarse, deberá acelerar hasta llegar a la velocidad aconsejable para circular por la vía rápida.

Con estas normas, hay que recordar que circular por autopistas y autovías implica un cierto riesgo por la velocidad a la que se circula en ellas. Señalizar, mirar y controlar el tráfico es fundamental para circular con seguridad.

Deja un comentario