Mazda 5 2.0 DISI i-Stop de 150 CV, prueba (Parte II)

Mazda 5 2.0 DISI i-Stop de 150 CV, prueba (Parte II)

Escrito por: Diego G. Moreira    16 julio 2011     2 Comentarios     4 minutos

Seguimos ahora con la segunda parte de la prueba del Mazda 5 gasolina, del que ya os hemos hablado en la primera parte. Precisamente hemos visto su motor, un dos litros que entrega una potencia de 150 CV, más que suficientes para mover a este monovolumen.

Lo más destacable es la suavidad del propulsor, que lejos de los típicos motores diesel no nos ofrece demasiada economía en cuanto a consumos, pero si una suavidad de marcha elevada, completada con la caja de cambios que destaca por la precisión. Después del motor, nos toca ver el diseño tanto exterior como interior, puesto que hace poco que ha recibido cambios en este apartado.

Diseño exterior

mazda5

El nuevo Mazda5 tiene ahora un renovado diseño exterior, estrenando frontal y zaga. En el frontal podemos observar los rasgos del concept Nagare, con una calandra de mayor tamaño que la anterior generación. Al mismo tiempo que en la zaga nos encontramos unas líneas más fluidas y los pilotos ganan protagonismo, en un portón de grandes dimensiones con un cristal también bastante amplio, que ayuda a tener una mejor visibilidad.

Dentro del nuevo lenguaje de diseño se busca el movimiento, es decir, dar sensación de movimiento incluso en parado. Precisamente por esto el nuevo Mazda 5 tiene en el lateral unas franjas que dan sensación de fluidez y movimiento. Otro elemento que también encontramos en el lateral son las puertas correderas, que en el caso de la versión Luxury son eléctricas, y que sobretodo aportan más practicidad en el acceso a las plazas traseras.

Por último nos queda el apartado de ruedas y llantas, nuestra unidad de pruebas equipaba de serie unas llantas de 17 pulgadas, y unos neumáticos con medidas 205/50 R17.


Diseño interior, habitabilidad y acabados

mazda5

Lo primero que notamos cuando nos sentamos al volante del Mazda 5, es que su salpicadero sigue siendo genuinamente Mazda, es decir, hay bastante plástico que no es muy agradable visualmente, eso sí, los ajustes con correctos y según la propia firma, el acabado garantiza la durabilidad de los materiales.

Al tacto, estos materiales nos parecen algo inferiores al interior de Mazda 3, en un salpicadero donde tenemos el equipo de sonido como protagonista en el centro (con bastantes botones) y en la parte inferior los mandos del climatizador. Como todos los Mazda, en la parte superior nos encontramos con la típica pantalla pequeña que nos muestra la información del audio, ordenador de abordo y climatizador. Este es un punto que se debería mejorar, porque está sobrecargada la información en dicha pantalla.

mazda5Después tenemos la instrumentación, bastante completa y con el toque deportivo que le aportan las dos esferas del velocímetro y del cuenta revoluciones, la información del combustible es digital, al mismo tiempo que no dispone de ningún indicador ni de temperatura del agua ni del aceite, aunque si un testigo que nos indica cuando el coche está frio (temperatura del agua).

La postura de conducción es correcta, algo elevada, pero con todo a mano, especialmente la palanca de cambios que se encuentra en una posición algo más elevada, facilitándonos su uso. El espacio tanto para las piernas como para la cabeza es más que suficiente, además disponemos del reprosabrazos individual para cada asiento delantero.

mazda5

Detrás es bastante amplio, tal y como os comentamos al principio de la prueba estamos ante un monovolumen de 7 plazas, con una distribución 2+3+2. En la fila intermedia se va cómodo, pero nos ha llamado la atención la plaza central, puesto que se puede abatir y esconder debajo del asiento lateral, precisamente esto hace que sea algo más incómoda que los amplios asientos laterales, regulables longitudinalmente para ganar más o menos espacio en la tercera fila o en el maletero.

El acceso a la tercera fila se hace abatiendo los asientos de la fila intermedia, es sencillo el mecanismo para poder acceder a las plazas traseras, pero sobretodo lo que más nos ha gustado es la facilidad y rapidez para montar las dos plazas de la tercera fila, que van abatidas en el maletero (por este detalle no es muy profundo). En ellas puede viajar un adulto (algo incómodo) pero al menos son accesibles y para una necesidad pueden servir, eso sí, no hay mucho espacio para las piernas.

Huecos y maletero

maletero_mazda5

En el apartado de huecos viene muy bien dotado este japonés, puesto que en el tren central disponemos de varios reposabrazos, y un cofre algo profundo para dejar nuestras cosas. Por otro lado cuenta con unas guanteras en las puertas bastante amplias, mientras que la guantera principal tiene un tamaño correcto (podría ser algo más grande), e incluso disponemos de posavasos en la tercera fila de asientos.

El maletero tiene una capacidad de 426 litros, siempre que viajemos con los cinco asientos, puesto que si vamos con siete asientos, la capacidad se reduce hasta los 112 litros. Dentro del segmento es una cifra normal, lo único destacable es que tiene una buena boca de carga, al mismo tiempo que no es muy profundo porque alberga las plazas traseras.

mazda5

Fotos | Equipo de pruebas

un comentario

  1. p49 dice:

    Yo tengo un Mazda 5 desde hace meses y la verdad q como coche familiar no tiene rival. Los asientos se mueven de manera muy fácil y las puertas eléctricas son impresionantes, sobre todo si vas con niños, se abren y cierran sin apenas esfuerzo. Yo he tenido otros monovolúmenes y el comportamiento dinámico de este es mucho mejor.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.