Vídeo: el Porsche 718 Cayman GT4 con escape Akrapovic es La Novena Sinfonía de Porsche

Vídeo: el Porsche 718 Cayman GT4 con escape Akrapovic es La Novena Sinfonía de Porsche

Escrito por: Javier López   @jlopezbryan96    18 enero 2021     2 minutos

El Porsche 718 Cayman GT4 ha sucumbido ante los encantos de Akrapovic, quien ha desarrollado una línea de escape para el deportivo alemán.

El mundo automovilístico está viviendo tiempos oscuros ante los ojos de ese amante empedernido de los coches puros y duros. Y es que, en la actualidad, son pocas las marcas las que siguen apostando por un conjunto capacitado para respetar el cuidado por el medioambiente y ofrecer sensaciones. En esa fina línea entre pasión y ecologismo entra Porsche, una firma que ha dado el do de pecho con el Porsche 718 Cayman GT4, variante tan perfecta del deportivo alemán a la que solo se le está poniendo en duda un rasgo: su sonido.

Pero Akrapovic ha llegado al rescate para hacer de un coche casi perfecto una auténtica obra de arte con ruedas. Y es que estamos ante uno de los pocos deportivos capaces de apaciguar la nostalgia a los más puristas, remedio que se administra por medio de un motor seis cilindros bóxer atmosférico y por un cambio manual de seis relaciones.

Sin embargo, fueron muchos los que echaron en falta ese colofón acústico de la anterior entrega del GT4 que hacía aún más armonioso el conjunto. Con esta premisa y teniendo que estar el 718 Cayman a la sombra del 911, el fabricante esloveno ha decidido crear una línea de escape para afinar aún más al deportivo alemán y hacer de su cántico una pegadiza melodía que no querrás que salga de tu cabeza.

Porsche 718 Cayman Gt4

Pero las mejoras, como era de esperar, no se aprecian solo en el apartado del escape. Y es que este nuevo sistema fabricado en titanio, asegura un ahorro de peso en ocho kilos, una cifra de vital importancia teniendo en cuenta que esa frase de «menos es más» se aplica a las mil maravillas en un coche como el Porsche 718 Cayman GT4.

Recordemos que, de serie, el GT4 recurre a un motor de seis cilindros bóxer de 4.0 litros capacitado para desarrollar 420 CV y 420 Nm de par. Con estas cifras, el deportivo alemán garantiza un 0 a 100 en 4,4 segundos y una velocidad máxima de 304 km/h. Pero gracias al escape por cortesía de Akrapovic y a la modificación en la ECU necesaria, el 718 Cayman GT4 desarrolla 15 CV más y 32 Nm de par extra.

De esta forma, el Porsche 718 Cayman GT4 se convierte en una creación a la que pocas pegas se le pueden poner, de gusto exquisito y de suma pureza. Desconocemos cuánto les queda a vehículos como el deportivo alemán, pero deseamos que perduren en el tiempo todo lo posible y que se queden en el recuerdo una vez desaparezcan.


Deja un comentario