Prodrive P25: una bestia de 400 CV y menos de 1200 Kg bajo la piel del mítico Subaru 22B

Prodrive P25: una bestia de 400 CV y menos de 1200 Kg bajo la piel del mítico Subaru 22B

Escrito por: Jaime Avilés    21 junio 2022     3 minutos

Con una producción limitada únicamente a 25 unidades, este restomod es el juguete perfecto para aquellos que añoren al Subaru B22 que en 1997 conquistó sus corazones

Hace nada menos que 25 años, Prodrive presentó por primera vez a su Impreza World Rally Car de dos puertas que sirvió de inspiración al mítico Subaru Impreza 22B, una versión que todos recordamos y de la que sólo se fabricaron 424 unidades, convirtiéndose en uno de los vehículos con motor turboalimentado y tracción a las cuatro ruedas más icónicos de toda la historia.

Para continuar con este legado tan especial, Prodrive acaba de presentar a su P25, del que como su propio nombre indica sólo se producirán 25 unidades partiendo de un chasis original de un Impreza WRX de dos puertas, pero equipándole una serie de novedades para hacerlo más potente, más ligero y en definitiva, una máquina perfecta.

Fibra de carbono a raudales

Comenzando con su apartado de diseño y chasis, el nuevo Prodrive P25 mantiene prácticamente intacta la estética respecto a su predecesor, aunque estrena un maletero, capó, techo, umbrales de las puertas, espejos, cuartos delanteros y traseros, paragolpes y un alerón todo ello compuesto de fibra de carbono, gracias a lo que es capaz de firmar una cifra de peso de menos de 1.200 kilogramos.

En su interior, pese a ser un vehículo que ha sido desarrollado centrándose en la experiencia de conducción, también recibe unas cuantas novedades, recreando el interior de un Impreza de finales de los 90 con cuero, alcántara, molduras de carbono y una jaula de seguridad parcial, ya que además pueden ir hasta cuatro ocupantes.

Prodrive P25

Además, en el salpicadero de este Prodrive P25, encontramos una pantalla de alta definición en la que poder ver numerosos parámetros acerca del vehículo como la respuesta del acelerador o el rendimiento del motor, detalles que junto a su freno de mano hidráulico tipo WRC crean el pack perfecto.

Prestaciones a otro nivel

Bajo su capó de fibra de carbono, encontramos el último bloque de 2,5 litros bóxer de Subaru que ha sido modificado con nuevas camisas de cilindro, pistones, bielas y un tren de válvulas con sincronización variable de levas para desarrollar 400 CV. El turbo también ha sido modificado por un Garret motorsport turbo acompañado de un intercooler y un sistema de admisión de alto rendimiento y un sistema de escape realizado totalmente en titanio y firmado por Akrapovic.

Asociado a su propulsor, encontramos una caja de cambios secuencial de seis velocidades que permite hacer cambios de marcha en sólo 80 milisegundos y un diferencial central activo ajustable junto a los diferenciales delantero y trasero de deslizamiento limitado, todo ello para permitirle hacer el 0 a 100 km/h en sólo 3,5 segundos.

Prodrive P25

En lo que respecta a su sistema de suspensión, se ha conservado la suspensión de puntal McPherson, pero con montantes de aluminio mecanizado para ajustar la inclinación y la geometría. Sus amortiguadores Bilstein también son ajustables en compresión y extensión.

Tras sus llantas Prodrive de 19 pulgadas calzadas con unos Bridgestone Potenza en 235/35/19, se encuentra un sistema de frenos firmado por AP Racing con discos ventilados de 380 mm y pinzas de seis pistones para la parte delantera y discos ventilados de 350 mm con pinzas de cuatro pistones para la parte trasera.

Para terminar, las 25 unidades de este vehículo se fabricarán en la sede de Prodrive en Banbury, Reino Unido y su precio comenzará en 535.000 euros sin impuestos, por lo que tristemente, sólo algunos afortunados podrán permitirse una de estas unidades.


Deja un comentario