Prueba y opinión: el Subaru Forester Hybrid en 10 claves

Prueba y opinión: el Subaru Forester Hybrid en 10 claves

Escrito por: Antonio Roncero    21 septiembre 2020     14 minutos

Probamos a fondo el primer Subaru Forester Híbrido, in SUV con unas magníficas cualidades 4×4 que ahora añade la etiqueta ECO de la DGT.

Ya nos gustó mucho en la primera toma de contacto del Subaru Forester Hybrid que realizamos. Y ahora hemos podido convivir con él durante una semana, en la que hemos utilizado el Forester en todas las situaciones posibles: ciudad, viaje familiar por carretera, alguna que otra salida fuera del asfalto…

Aquí tienes, en 10 claves, nuestras impresiones sobre el nuevo Subaru Forester Híbrido. Un SUV diferente, muy especial, para los que buscan un coche robusto, fiable, con una gran calidad de ejecución y, sobre todo, que se distinga del resto de los SUV de esta categoría por unas cualidades fuera del asfalto al alcance de muy pocos.

Como vamos a ver a continuación, un coche que tiene muchas virtudes y muy pocos defectos.

1.- Quinta generación del Subaru Forester: lo que trae de nuevo

El actual Subaru Forester es la quinta generación de este modelo, del que se han comercializado ya más de 4 millones de unidades desde su lanzamiento, 340.00 en Europa. No es una actualización, se trata, por lo tanto, de un coche completamente nuevo. El modelo anterior se lanzó al mercado en 2013, y sufrió la última actualización en 2016. Por lo tanto, ha estado vigente durante ocho años.

La clave principal del nuevo Forester es que está construido sobre la nueva plataforma SGP de Subaru, una plataforma global que comparte con el Impreza, preparada ya para la electrificación. Entre otras cosas, la nueva plataforma anuncia un 70% más de rigidez torsional, un 40% más de capacidad de absorción de energía y un 50% menos de balanceo de la carrocería, gracias en gran medida a la solución técnica de anclar las estabilizadoras directamente al bastidor. Eso en teoría. Pero ya te adelanto que en la práctica se cumple en gran medida.

Subaru Forester Hibrido 18

Junto a la nueva plataforma, Subaru estrena en el Forester el sistema de propulsión híbrido e-Boxer de desarrollo propio, así como múltiples soluciones de conectividad, multimedia y asistentes a la conducción. Lo iremos viendo más adelante.

2.- Habitáculo y maletero del Subaru Forester Híbrido

Subaru siempre ha destacado por hacer coches prácticos y muy bien acabados. El nuevo Forester no es una excepción. Incluso diría que sorprende. Algunos de los pasajeros que hemos transportado en las plazas traseras del Forester los días que hemos convivido con él también han tenido la misma impresión, además de destacar el confort con el que han viajado en estas plazas.

Sin duda, esas formas cuadradas de la carrocería, con una altura mayor de lo que se lleva en una categoría que busca cada vez diseños más deportivos y estilizados, se deja notar a la hora de aprovechar el espacio. El Forester destaca en todas las mediciones: espacio para las piernas atrás, una inusual (e innecesaria, pero ahí está) cota de altura… pero también en anchura. Difícilmente encontrarás algún SUV de su tamaño con unas plazas traseras mejores. Uno de los que se le aproximan es otro SUV japonés, el Honda CR-V. Aquí puedes leer la prueba del CR-V Híbrido.

Subaru Forester Hibrido 36

También destaca lo fácil que es acceder al habitáculo, por las puertas de generoso ángulo de apertura y la posición elevada de los asientos. Y desde el puesto de mando se agradece una magnífica visibilidad, gracias a los montantes muy finos y a una gran superficie acristalada. Otros aspectos que me han gustado mucho son la postura al volante, la presencia de mandos de grandes dimensiones y fáciles de accionar sin tener que recurrir a la pantalla táctil y la gran cantidad de huecos prácticos para dejar objetos.

Subaru Forester Hibrido 29

En cuanto al espacio de carga, son 509 litros, que no está nada mal teniendo en cuenta que la batería de alta tensión del sistema híbrido se aloja bajo el piso. Aprovechando el espacio hasta el techo no tendrás problemas aunque viajes con mucho equipaje. Y siempre puedes abatir los respaldos de los asientos traseros, divididos en proporción 60/40. Algo que puede hacerse fácilmente desde unos mandos situados en el propio maletero, y que abaten el respaldo sobre la banqueta. Con los asientos abatidos llegas casi a 1.800 litros de capacidad de maletero.

Subaru Forester Hibrido 25

Además, tienes ganchos para colgar bolsas, cuatro argollas situadas en las esquinas para anclar redes con la que sujetar la carga y una toma de corriente. Nuestra unidad de pruebas contaba con un suelo protector de goma para el maletero, muy resistente y fácilmente limpiable de un “manguerazo”.

3. Controles y multimedia

Al principio, nada más ponerte al volante del Forester, la primera sensación abruma un poco por la cantidad de mandos y de pantallas, especialmente en el volante, y porque parecen estar un poco desperdigados, sin seguir un criterio. Pero enseguida te acostumbras a la colocación “por niveles”, y acabas encontrando fácilmente lo que quieres. Los botones más “escondidos” son para activar funciones poco habituales.

Subaru Forester Hibrido 24

Lo mejor, junto a la mencionada calidad de acabado y ajuste, es que el tacto de los mandos es tan sólido como el de los materiales del salpicadero o los guarnecidos de las puertas. Y que se mantienen grupos de mandos de generosas dimensiones para las funciones principales, como la radio o la climatización.

La pantalla multimedia se complementa con una segunda pantalla situada por encima que ofrece información relacionada con la climatización y el vehículo, por ejemplo, la inclinación de la carrocería, o datos del ordenador de viaje. La instrumentación analógica, de muy fácil lectura, se completa con una pantalla a color entre los relojes, que incluye el nivel de combustible, el cuentakilómetros y permite cambiar de menú para consultar información sobre el flujo del sistema híbrido o los asistentes a la conducción.

Subaru Forester Hibrido 30

En la consola central, un botón giratorio que inicialmente parece para controlar el sistema multimedia permite elegir entre distintos modos de conducción.

Puede parecer mucha información, muchos botones y muchas pantallas, pero no cuesta nada acostumbrarse. Al final, es más práctico y me parece más seguro en el día a día que en coches en los que tienes que recurrir casi siempre a la pantalla táctil. El sistema multimedia, compatible con Apple CarPlay y Android Auto, ofrece gráficos con grandes iconos, y es fácil desplazarse por los menús. Hay 4 cargadores USB, dos de ellos rápidos, y no falta el sistema de control por voz.

4. El sistema híbrido del Subaru Forester

La configuración mecánica del Subaru Forester hace que estemos ante un coche que se sale de lo corriente. Lo primero, porque el motor es de tipo bóxer, con cuatro cilindros horizontales opuestos. También destaca por estar asociado a un cambio automático de variador continuo, que últimamente ha quedado relegado para su utilización en coches pequeños y que, particularmente, es de lo poco que no me gusta del coche. No por cómo lo ha resuelto Subaru, sino porque este tipo de cambios funciona así, sea de la marca que sea, y ofrece ciertas limitaciones. Por último, otra “rareza” es la tracción a las cuatro ruedas, de tipo permanente.

Subaru Forester Hibrido 39

En cuanto a la configuración del sistema híbrido, que permite al Forester lucir la etiqueta ECO de la DGT, combina el motor 2.0 de gasolina con inyección directa, distribución variable por cadena y 150 CV de potencia con un alternador/generador IGS, y un segundo motor eléctrico más potente integrado en el cambio automático, capaz de ofrecer 17 CV. El peso adicional de la hibridación, incluyendo ISG, motor, batería, cableado y conversor, es de unos 110 kg.

Esto permite al Forester Hybrid contar con la ayuda “eléctrica” para iniciar la marcha, arrancar el motor de combustión cada vez que se detiene y circular en modo completamente eléctrico cuando se circula a muy baja velocidad (hasta unos 40 km/h) y con muy poca carga sobre el pedal del acelerador.

Subaru Forester Hibrido 11

Hasta aquí, todo más o menos como en otros coches híbridos auto recargables similares. Pero en la práctica, la realidad es que al ser el motor eléctrico del Forester un motor poco potente, y la batería tener una capacidad menor de lo habitual en coches de este tipo, el resultado es que el Forester Hybrid es de los coches híbridos que hemos probado en el que menos tiempo funciona el modo elçectrico. Y lo mismo podemos decir de la asistencia híbrida, especialmente en viajes por autopista.

5. El consumo y las prestaciones del Subaru Forester Hybrid

Subaru anuncia una reducción de consumo combinado de un 8% respecto a la versión anterior sin hibridación. Y lo consigue. Pero es poco, si tenemos en cuenta que el Subaru Forester ya era un coche “glotón”. Además, hay coches actualmente que anuncian reducciones de consumo similares con sistemas de hibridación ligera, mucho más sencillos técnicamente.

Este apartado, el consumo, junto con el funcionamiento del cambio automático, son los únicos “peros” que le pondría al Forester. Los 8,1 l/100 km que homologa de consumo medio combinado son muy difíciles de conseguir salvo que conduzcas prestando mucha atención a no pisar el pedal del acelerador ni un milímetro más de lo necesario. Los recorridos por ciudad, donde más funciona el sistema híbrido, ayudan a bajar la media. Pero piensa en consumos reales en torno a los 8,5 l/100 km, y cerca de los dos dígitos si te gusta viajar “ligero” o el recorrido obliga a acelerar con frecuencia más de lo requerido para mantener un crucero estable por autopista.

Subaru Forester Hibrido 8

No es, en cualquier caso, una cifra que eche para atrás, si estás pensando en un coche con las características del Forester, salvo que vayas a estar continuamente viajando, en cuyo caso hay SUV híbridos que gastan menos, como un Toyora Rav-4. En cuanto a las prestaciones, tampoco es el Forester de los SUV más potentes. Y tanto la tracción total permanente como el peculiar funcionamiento del cambio Lineartronic hacen que para moverse con agilidad sea necesario no mimar el pedal derecho, con la mencionada repercusión negativa sobre el consumo.

En contrapartida, el cambio resulta muy suave, claramente enfocado al confort. Lo que pide el cuerpo es dejarlo funcionar en automático, aunque puedes utilizarlo de forma manual-secuencial a través de las levas del volante. Pero si circulas en modo automático en “D”, tiende a utilizar la sexta de las siete marchas con las que Subaru ha configurado el cambio, mientras que en modo manual puedes tirar de séptima en situaciones en las que el coche mantiene la sexta.

Subaru Forester Hibrido 32

El botón del SI-Drive en el volante permite elegir entre un modo de conducción “inteligente” o deportivo, que personaliza la respuesta del acelerador y del cambio. En el segundo caso, la diferencia es que el motor eléctrico aporta más par, antes y durante más tiempo. Se nota en recorridos por ciudad o a baja velocidad, en carretera apenas tiene incidencia, incluso aunque pises al máximo el acelerador, por ejemplo para realizar un adelantamiento.

6. En marcha con el Forester: confort ante todo

A la hora de recorrer kilómetros, el chasis del Forester es toda una sorpresa. El interior está mucho mejor aislado de posibles ruidos aerodinámicos de lo que podrías pensar a la vista de sus proporciones. La carrocería balancea mucho menos en carreteras de curvas cuando conduces ligero de lo que se corresponde con un coche con una altura al suelo de 220 mm, más que la mayoría de sus rivales. Y las suspensiones trabajan de una forma que proporcionan un gran confort de marcha. Sin duda, los neumáticos, con perfil 60, también contribuyen a ello.

Subaru Forester Hibrido 7

Esto hace que el Forester Hybrid sea un gran rutero, buen compañero para largos viajes por carretera, con una agilidad incluso mayor que coches más pequeños. El ruido interior proviene más del elevado régimen de giro al que sube el motor cuando aceleras, por el funcionamiento del cambio de variador. La dirección se siente precisa, y el tacto de los frenos, siempre un punto peculiar en un híbrido por la frenada regenerativa, no plantea problemas. El sistema de iluminación, con faros LED adaptativos de serie, también me ha parecido correcto para viajar con seguridad por la noche.

7. ¿Qué tal va el Forester fuera del asfalto?

Pues mucho mejor de lo que podrías esperar. Algo que no es ninguna sorpresa, si has conducido un Forester antes.

Subaru Forester Hibrido 13

A los favorables ángulos de ataque (20,2 grados), salida (25,9 grados) y ventral (21 grados) suma la generosa altura al suelo mencionada de 22 cm, unos recorridos de suspensión más largos de lo que suele ser normal en un SUV y, sobre todo, una tracción a las cuatro ruedas “de verdad”, que resulta de lo más eficaz.

Sin duda, un coche muy adecuado para los amantes de los deportes al aire libre, especialmente aquellos que requieren recorrer los últimos kilómetros antes de descargar el equipaje por pistas o caminos en mal estado, o en los que se frecuentan carreteras nevadas. La capacidad de remolque, de 1.870 kg con freno, es otro punto a tener en cuenta en este sentido.

Subaru Forester Hibrido 14

También ayuda a la conducción el sistema X-Mode, que se maneja a través del mando en la consola central. Ofrece dos modos de conducción, uno normal y otro en el que prioriza la entrega de par eléctrico, además de que permit elegir entre dos programas para circular en situaciones de baja adherencia: snow (nieve) y mud (barro).

8. Gama y precios del Subaru Forester Hybrid

La gama Subaru Forester cuenta con una única versión, el híbrido. Se ofrece con tres posibles variantes de acabado, y el descuento actualmente en vigor es de 2.000 euros en todos los casos, aunque para conseguirlo debes financiar la compra con la marca. Estos son los precios con el descuento aplicado

  • Forester Hybrid Sport Plus: 32.950 euros
  • Forester Hybrid Executive: 35.650 euros
  • Forester Hybrid Executive Plus: 37.150 euros

9. Equipamiento y ayudas a la conducción

A la hora de elegir el equipamiento, hay que tener en cuenta que se trata de versiones cerradas, en las que únicamente puedes optar a la pintura metalizada.

Las verisones Sport Plus ya vienen muy completas, con llantas de 17 pulgadas, railes en el techo, asientos calefactables, climatizador bizona, equipo de audio con seis altavoces, cámara trasera y control de crucero adaptativo.

Subaru Forester Hibrido 38

Los Executive añaden el asistente de luces largas, asientos delanteros eléctricos con memoria, monitor de vista lateral, sistema de frenada de emergencia al circular marcha atrás y sistema de monitorización del conductor. Por su parte, las versiones “Plus” suman techo solar automático, tapicería de cuero y sistema de acceso con código PIN.

Todos los Forester llevan de serie el sistema de seguridad Eye Sight, que incluye sistema de frenada anticolisión, asistente a la frenada, aviso de salida de carril y ayuda al mantenimiento de carril. Resulta muy curioso el sistma DMS de monitorización del conductor, que equipaba nuestra unidad de pruebas. Una cámara te “vigila” y detecta si apartas demasiado tiempo la vista de la carretera o te distraes, y te alerta con un aviso.

10. Las alternativas al Forester Híbrido

Entre las alternativas al Forester Hybrid, si buscamos SUV de su tamaño y precio con etiqueta ECO de la DGT, destacan el Toyota Rav-4 Hybrid, disponible desde unos 34.000 euros en versión 4×2 y desde 35.400 con tracción 4×4. El Honda CR-V Híbrido parte desde los 33.700 euros, y se va a los 42.850 en la lujosa versión Lifestile 4×4. Otra Ambos son más potentes, y homologan mejores prestaciones y un consumo inferior.

Subaru Forester Hibrido 20

Otra posibilidad a tener en cuenta, si las cualidades del Forester a la hora de salir del asfalto no son una prioridad y sí lo es un bajo consumo, sería el Hyundai Tucson, que ofrece versiones Mild Hybrid con el motor 1.6 diésel de 136 CV desde 32.400 euros.

Galería de imágenes Subaru Forester Hybrid

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.