Batalla de superdeportivos descapotables: Audi R8 Spyder, Mercedes AMG GT C Roadster, BMW i8 Roadster y McLaren 570S Spider sobre el asfalto

Batalla de superdeportivos descapotables: Audi R8 Spyder, Mercedes AMG GT C Roadster, BMW i8 Roadster y McLaren 570S Spider sobre el asfalto

Escrito por: Javier López   @jlopezbryan96    26 noviembre 2018     3 minutos

El Audi R8 Spyder, el McLaren 570S Spider, el Mercedes AMG GT C Roadster y el BMW i8 Roadster se han visto las caras en una carrera de drag, ¿cuál ganará?

El segmento de los superdeportivos se presenta como un tipo de vehículos que busca ofrecer unas sensaciones que provoquen que te quedes sin habla pero, en ciertas ocasiones, estas se pueden aderezar aún más. Para ello, los fabricantes han recurrido a una habitual práctica en este segmento: permitir a sus usuarios desplegar el techo. A cambio de una aceleración algo más lenta y unas prestaciones insignificativamente inferiores, podremos disfrutar a cielo abierto del cántico de su glorioso motor de una experiencia mucho más gratificante. Sin embargo, el hecho de poder descapotar a ciertos superdeportivos no implica que pierdan su condición, algo que han querido demostrar los chicos de Carwow con una carrera de drag.

Para ello, han juntado a cuatro de los superdeportivos descapotables más rápidos del mundo, entre los que se encuentran el Audi R8 Spyder, el McLaren 570S Spider, Mercedes AMG GT C Roadster y BMW i8 Roadster. Estos modelos, cuentan con unas prestaciones lo suficientemente sorprendentes como para seguir ofreciendo mucho pese a la desaparición del techo a placer del conductor, algo que se puede apreciar en este vídeo.

En primera instancia nos encontramos con el McLaren 570S, un superdeportivo británico que destaca por su eficacia sobre el asfalto y por su precisión. En sus entrañas se esconde un propulsor V8 de 4.0 litros biturbo capaz de producir 570 CV de potencia y 600 Nm de par. Estas cifras permiten al contrincante inglés convertirse en uno de los más rápidos de la pertinente competición, algo que también consigue con un 0 a 100 km/h en tan solo 3,2 segundos.

Por otra parte, debemos destacar al emblemático Audi R8 Spyder que, después de pasar por nuestras manos, nos demostró sus innegables capacidades como superdeportivo. La firma de los cuatro aros encargó la tarea de dar vida a su modelo más radical a un poderoso V10 atmosférico de 5.2 litros, el cual es capaz de obsequiar a sus usuarios con 540 CV de potencia y 540 Nm de par. Dicho rango, permite impulsar al superdeportivo germano hasta los 100 km/h en 3,6 segundos.

En el caso del Mercedes AMG GT C Roadster, nos encontramos con un superdeportivo de altos vuelos que, al igual que el 570S, cuenta con un propulsor V8 biturbo de 4.0 litros. Este motor se encuentra en la tesitura de ofrecer 557 CV y 680 Nm de par, cifras que se trasladan al asfalto con una aceleración de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos, un tiempo que le permite ofrecer una batalla muy igualada.

Por último pero no menos importante, hace acto de presencia el BMW i8 Roadster, el único modelo de la comparativa en recurrir a un corazón híbrido. En sus entrañas, un motor de 1.5 litros de tres cilindros capaz de erogar 231 CV y 320 Nm de par, se combina con un propulsor eléctrico que aporta 143 CV y 250 Nm, lo que da como resultado una potencia total de 374 CV y 570 Nm. Es cierto que el roadster bávaro se presenta como el menos potente de la batalla, pero sigue ofreciendo unas importantes prestaciones, las cuales lo impulsan hasta los 100 km/h en 4,6 segundos.

Una vez agitada la bandera de salida, el Audi R8 toma la delantera gracias a su tracción Quattro que evita que se produzca una gran pérdida de tracción. Sin embargo, rápidamente es el McLaren 570S el encargado de ajusticiar a sus competidores alzándose con la victoria, una situación que también se repite en la carrera de aceleración en movimiento, provocando que el superdeportivo británico se corone como el más rápido entre los modelos presentes.

Deja un comentario