19 diciembre 2011 Competiciones, F3, Fórmula 1

En primer capítulo, analizábamos los inicios lógicos de un piloto que quiera llegar a la F1, unas pautas casi marcadas si el objetivo es triunfar en el automovilismo que empiezan en los kartódromos.

El siguiente paso en el camino hacia la F1 es dar el salto a los fórmulas pequeños, estamos hablando de Fórmula Renault 2.0, Fórmula BMW, F3, … Aquí empieza un aprendizaje muy importante, además de seguir mejorando las habilidades como piloto, se empieza a conocer más a fondo la importancia de los reglajes y puesta a punto. Ya no es sólo regular el carburador del kart, ahora tenemos más factores que afectarán al rendimiento, geometrías de suspensiones, repartos de pesos, relaciones de cambio y el gran amigo de todo piloto, la aerodinámica.

Llegados a este punto, las cifras económicas empiezan a ser desorbitadas, para correr una temporada en un campeonato como la Fórmula Renault 2.0, tendremos que desembolsar unos 350.000€, la F3 británica saldría por unos 400.000€. Los patrocinadores empiezan a jugar un papel fundamental, las escuderías ponen sus ojos en estas jóvenes estrellas emergentes, equipos como Red Bull o Ferrari tienen programas para jóvenes pilotos. El equipo de las bebidas energéticas es el que mejor partido saca a este tipo de programas, Jaime Alguersuari, Sebastian Buemi, Daniel Ricciardo, Jean-Eric Vergne son pilotos que han llegado a la F1 gracias a este tipo de iniciativas.

El siguiente escalón es dar el salto a las competiciones continentales e internacionales, los presupuestos en algunos casos llegan a duplicarse, participar en un campeonato como las F3 Euroseries puede rondar los 600.000€ y una temporada en las Fórmula Renault 3.5 (World Series by Renault) puede costar la friolera de 750.000€. por poner un ejemplo, Robert Kúbica dio el salto a la F1 tras ganar en 2005 las World Series by Renault.

El nivel más alto dentro de estos monoplazas es la GP2, unas monturas con un rendimiento muy cercano a los F1, chasis Dallara (prácticamente el mismo chasis desarrollado por Dallara para HRT en 2010), motores Renault V8 de 580 caballos de potencia y los mismos neumáticos Pirelli de la F1. Todo esto hace que el coste por temporada sea de 1.800.000€, eso si sólo corremos las series mundiales, para tomar parte también en la GP2 Asia Series, el montante asciende a 2.200.000€.
Ahora falta dar el salto a la F1, no guarden el talonario, que todavía queda un capítulo.

CONTINUARÁ…

Imagen | f1fanatic


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 19 diciembre 2011
  2. Camino a la F1, capítulo 3: El Gran Circo 27 diciembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *