2 marzo 2012 Crónicas, WRC

Una semana después de finalizar el test que realizó el equipo en Noruega, Volkswagen Motorsport ha decidido que ya era hora probar su nuevo Polo WRC en tierra, una superficie que hasta ahora no habían tratado con mucha importancia.

Así pues los miembros técnicos del equipo, así como su piloto oficial Sébastien Ogier, su piloto probador, Dieter Depping y el contrastado ex-piloto y dos veces campeón del mundo de rallyes, Carlos Sainz, se desplazaron hasta Almería para probar el vehículo en sus duras pistas de tierra y grava.

El objetivo era claro y conciso, además de comprobar la competitividad del Polo WRC en este tipo de superficie, los ingenieros querían recopilar datos sobre la fiabilidad y durabilidad de las distintas piezas que componen el coche, al estar sometidas a la dureza de una prueba en tierra.

Carlos Sainz ha sido el encargado de continuar el trabajo que ya empezó Sébastien Ogier el lunes, el piloto español ha estado probando diferentes configuraciones desde las nueve de la mañana hasta las siete de la tarde del día de ayer. El tramo elegido para ello apenas tenía más de 3 kilómetros de longitud, sin embargo era ideal para el ensayo que desde Volkswagen querían realizar.

La información que nos llega lo hace a cuentagotas, el secretismo con el que están tratando los resultados cosechados es total, tan solo tenemos la declaración del propio Carlos Sainz para sacar conclusiones.

Queda mucho curro. Tiene buena pinta, pero al ser un coche nuevo todavía está muy verde. Es aún pronto para sacar conclusiones, aunque parece que va bien. Se han roto algunas cosillas, lo normal en un coche nuevo.

Vía | As


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 2 marzo 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *