3 enero 2012 Dakar, Pilotos

Está visto que el Dakar no es una carrera fácil ni para los competidores, ni para el público que también se ve expuesto a las inclemencias de la carrera, aunque hay que decir que hay accidentes que no son ocasionados directamente ni por el evento, ni por algún competidor, sino que son externos al evento.

Durante la mañana del domingo, padre e hijo fallecieron instantáneamente al caer la avioneta en la que estaban tratando de seguir la carrera desde el aire, a la altura de la localidad de Orense, en Tres Arroyos.

Las desventuras de los pilotos no hacen más que comenzar. Y los motociclistas son los que más sufren las inclemencias de la carrera por estar más expuestos. El piloto francés Sebastien Coue fue encontrado inconsciente en mitad del desierto, presentando un cuadro avanzado de hipertermia de más de 40 grados. El piloto fue encontrado inconsciente en las dunas del Nihuil, luego de varias horas, y se lo trasladó al hospital Schestakow de San Rafael, donde entró en estado de coma. Actualmente está en terapia intensiva.

Por otro lado, el motociclista argentino Mariano Lorenzetti debió abandonar en la segunda etapa del rally Dakar 2012 después de que un camión que participaba en la competencia atropelló a su moto, la cual quedó completamente destruida. Lorenzetti se había detenido a la vera del camino por un desperfecto mecánico. En otro accidente, el motociclista francés Bruno Da Costa atropelló a una vaca (para peor, su moto terminó incendiada), siendo llevado al hospital de San Rafael.

Las temperaturas están en el orden de los 40 grados y la organización está disponiendo aún más medidas de seguridad para cuando la carrera llegue a zonas aún más inhóspitas, cerca de la frontera con Chile.

Vía | Dakar


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *