7 agosto 2016 Fórmula 1

ferrari-corsi-clienti-1

Dentro de una marca realmente exclusiva como es Ferrari, hay divisiones que lo convierten en una marca todavía más especial. Hay dos divisiones que convierten los ya de por sí espectaculares coches de la marca en algo más, solo al alcance de millonarios muy millonarios. La división Ferrari XX permite a los propietarios de un Ferrari convertir un coche con ADN de carretera en un coche para el circuito.

Los distintos elementos que lo convierten en un coche impresionante en carretera pasan a ser mucho más, gracias al trabajo de esta división que convierte coches “normales“, y valgan estas comillas ante estos coches que de normal tienen poco, en auténticas máquinas de competir. Pero si los que pueden desembolsar varios millones de euros en caprichos tienen algo en mente no paran, no es de extrañar que tengan más cosas con las que jugar.

Coches de Fórmula 1 para clientes especiales

Por encima de la división Ferrari XX hay otra, que no utiliza coches de producción y carretera para sus clientes millonarios, sino que les pone en sus garajes auténticos coches de competición. Corse Clienti pone a disposición de sus clientes más exclusivos la posibilidad de comprar uno de estos formidables coches de Fórmula 1 una cantidad que ronda los 1,5 y los 2 millones de euros, que es lo que cuesta cualquiera de estos coches míticos.

corsa-clienti-3

La compañía pone en manos de sus clientes coches de años anteriores, cuya tecnología ya está superada, de manera que no hay que temer que las opciones más nuevas caigan en malas manos y puedan ser replicadas por sus rivales. Todos estos coches han sido parte de la historia de Ferrari, por lo que su valor va más allá de las especificaciones técnicas y mecánicas. De hecho, uno de los coches en venta es el Ferrari con el que Michael Schumacher logró su último Campeonato del Mundo.

Corse Clienti permite que los propietarios se lleven el coche a casa, aunque muchos de ellos prefieren que Ferrari se haga cargo del mantenimiento del coche en sus instalaciones, de manera que quedan cuidados como merecen, junto a sus hermanos de escudería y solo salen cuando a su propietario le apetece dar unas vueltas. ¿A qué apetece tener uno de esto?

Vía | Carscoops


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *