6 septiembre 2012 Escuderías, WRC

Como todos imaginaréis, para que un coche participe en el WRC debe pasar una serie de pruebas y obtener una serie de permisos que certifiquen que el modelo cumple las condiciones para poder participar en una modalidad deportiva tan dura y peligrosa como el rally. Pero a veces, por circunstancias especiales, la FIA puede permitir que un equipo corra alguna de las pruebas del mundial sin tener la ficha de homologación.

Correr sin este requisito no significa que el coche sea inseguro ni peligroso, si no que simplemente puede que no cumpla todos los requisitos y limitaciones técnicas que impone el reglamento, por lo que este tipo de decisiones siempre levantan suspicacias entre los equipos.

Una situación parecida está viviendo Volkswagen. La marca alemana aún no tiene la ficha de homologación para su Polo R WRC, por lo que no está autorizado a participar en ninguna prueba, sin embargo, la FIA ha dado su brazo a torcer, y ha decidido dejar en manos de los equipos la potestad de dejar participar o no a Volkswagen en el Rally de Cerdeña.

Y la elección no ha sorprendido a nadie, Citroën, Ford y MINI, han decidido denegar la participación de la marca alemana en la penúltima prueba del mundial. Volkswagen pretendía participar en la prueba sin registrar tiempos oficiales para poder así medir su rendimiento real además de catapultar la imagen de la marca, pero los deseos del nuevo equipo han sido truncados de raíz.

Vía | RevistaScratch


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *