15 febrero 2012 Fórmula 1

Como todos recordaréis, la temporada pasada, el Gran Premio de Bahréin fue cancelado debido a las revueltas que sufría el país, las autoridades no podían garantizar la seguridad del convoy de la Fórmula 1, por lo que la FIA, con buen criterio, decidió cancelar la prueba.

Con el paso del tiempo, las revueltas no se han aplacado, y las diferentes agencias de noticias siguen informando de enfrentamientos entre civiles y las autoridades locales por lo que la situación sigue siendo delicada y la disputa del Gran Premio sigue siendo una incógnita.

Pero a pesar de todo, el dueño de los derechos televisivos de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone, ha asegurado que la FIA tiene previsto desembarcar en Bahréin, haciendo caso omiso a la preocupación mostrada por muchos equipos sobre la situación que se vive en esa parte del Golfo Pérsico.

Es verdad que las revueltas han disminuido su agresividad, pero es imposible que las autoridades puedan asegurar el bienestar de todos los integrantes del Gran Circo, por lo que sigue siendo un riesgo ir, pero los intereses económicos mandan y Ecclestone hará lo imposible por celebrar la carrera.

Pero ahora yo me pregunto, ¿Por qué la FIA da la oportunidad de organizar un Gran Premio a las autoridades de un país con un régimen totalitario tan evidente? Según los portavoces de la FIA, estos eventos podrían ayudar a la población a superar los momentos difíciles que viven, algo que no tengo claro, porque un país que no es feliz con su régimen no podrá disfrutar de ningún evento, por muy interesante que sea.

Estoy de acuerdo cuando la FIA declara que ellos no son políticos, y que no pueden discriminar a un país por régimen, pero seamos serios, ¿Es bueno que la Fórmula 1 visite un país sin democracia real? Para las asociaciones de derechos humanos, NO, para la FIA, SI, bajo mi punto de vista, NO pero…

Es muy difícil decantarse, y más sin tener toda la información en la mano. No me parece bien que se celebre un evento deportivo tan importante en un país donde la población no disfruta de una democracia, pero a la vez, tampoco me parece bien privar a la población de Bahréin de disfrutar de un evento por estar bajo un régimen político que NO quieren.

Como veis la situación es delicada, pero una cosa es segura, Ecclestone deshojará la margarita hasta el final, y presionará para que la carrera se celebre.

Vía | CarAndDriver


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 15 febrero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *