7 julio 2008 Fórmula 1, Opinión

Felipe Massa, el eterno segundón

Desde hace tiempo soy de los que piensa que el piloto brasileño de Ferrari, Felipe Massa, no deja de ser un piloto del montón. Es capaz de dar una de cal, pero luego da otra de arena, o incluso dos. No hay más que ver la carrera de hoy, cada vez que le enfocaba la realización u ofrecían una repetición de él, era debido a uno de los múltiples trompos que hizo durante la prueba. Hasta un total de cinco contaron Lobato y cía en la retransmisión de Telecinco.

Hace dos semanas, con su victoria en el Gran Premio de Francia se aupaba por primera vez en su carrera al liderato del mundial de pilotos. Zanjaba de una vez por todas las habladurías acerca de sus penosas actuaciones en anteriores pruebas. Comentarios que a buen seguro que podrían volver a producirse a la vista de lo de hoy.

La temporada empezaba muy mal para el de Ferrari, con sendas retiradas, tanto en Australia como en Malasia. Se desataban los rumores pidiendo su cabeza, pero el brasileño se sobreponía imponiéndose en Malasia y España, y entremedias un segundo puesto en Bahrein. Callaba bocas y todos volvían a estar relativamente contentos con su rendimiento.

Las cosas pintaban mejor. Todo volvía a la normalidad e incluso en Magny Cours ganaba por tercera vez esta temporada un gran premio y se convertía en líder del mundial. Hoy tenía la oportunidad de confirmar su liderato despojarse de las cadenas de sus actuaciones sobre mojado, pero no fue así.

De sobra es conocido por todos que las carreras en agua no son del agrado de Massa. En el día de hoy se pudo confirmar. Si ya era difícil en el pasado pilotar con agua, este año con la supresión de las ayudas electrónicas se ha vuelto una empresa aún más delicada. En estas circunstancias asistimos al espectáculo en el que más igualadas están las cosas en el panorama actual de la Fórmula 1. Cuentan más las manos del piloto que el monoplaza que conduce. El carioca ha demostrado que de manos no va precisamente sobrado.

En el GP de Gran Bretaña el brasileño firmó una actuación patética acabando último. Desde que empecé a ver las carreras de la Fórmula 1 con asiduidad, allá por el año 2000 pocas veces recuerdo haber visto a un Ferrari cerrar la clasificación. Felipe Massa fue doblado por todos y cada uno del resto de pilotos, y hasta en dos ocasiones por Lewis Hamilton, a la postre ganador de la prueba.

Para mí Massa es un piloto temible a una vuelta, las clasificaciones sin duda son su fuerte. Cuando sale primero, suele completar buenas carreras. Ahora, cuando no sale en los puestos delanteros las cosas cambian. Puede ser un caso parecido al de Hamilton, aunque más exagerado. Es un piloto que no temporiza bien cuando no va en cabeza, al igual que el inglés.

Lo peor de todo es que el carioca está al volante de un todopoderoso Ferrari, uno de los dos mejores monoplazas de la parrilla. Que un piloto de su valía sea el que lo pilote, no es que sea muy esperanzador para la escudería. A pesar de que hace unas semanas se pusiera líder del mundial, y que en estos momentos sea colíder, para mí no es un aspirante al campeonato. Hamilton y Raikkonen están un peldaño por encima de él. No digo ya Kubica porque éste parte en desventaja debido a la inferioridad del BMW respecto al Ferrari.

En Ferrari harían bien prescindiendo de sus servicios la temporada que viene. No está a la altura de Raikkonen, el finés está a años luz de él. Además, seguro que Kubica y Alonso darían mayores alegrías a la firma del cavallino rampante. Eso se da por descontado.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Massa: “Sólo el primer trompo fue culpa mía” 13 julio 2008
  2. Massa causante de la retirada de Michael Schumacher 15 julio 2008
  3. Kimi Raikkonen, o el genio durmiente 6 septiembre 2008

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *