12 abril 2012 Fórmula 1, Pilotos

El GP de Malasia fue para Fernando Alonso un conjunto de factores en donde la suerte le ha regalado la mejor baza. La lluvia, los problemas de Vettel llevándose por delante al HRT, los inconvenientes de Button y algunos de Hamilton, terminaron por darle la carrera con un coche que está para la mitad de la parrilla. Pero a la suerte también hay que atraerla y, hoy por hoy, Alonso es el único piloto que puede dar lucha y ganar con un coche mediocre.

La conferencia de prensa en Shangai mostró nuevamente a un Alonso que no tiene grandes expectativas para la carrera y que espera que la suerte le sonría una vez más. De hecho, el asturiano desea que unas cuantas gotas de lluvia le ayuden a quedarse con algún puesto de vanguardia y si es la victoria mucho mejor.

Nada ha cambiado desde Malasia y por eso espero un fin de semana difícil. No habrá grandes sorpresas, aunque el coche tiene algunas pequeñas mejoras. No hay nada grande para esta carrera.

Todo nos lleva a la siguiente conclusión: Ferrari aún no se ha quitado la venda de los ojos y sigue tan desorientado como al comienzo. No hay un plan de mejoras ni de desarrollo ni a largo ni a mediano plazo y no se sabe cuánto aguantará la olla del equipo italiano, dispuesta a explotar en cualquier momento. Por suerte para Alonso, él no será el mayor perjudicado.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 12 abril 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *