4 junio 2012 Crónicas

Scott Dixon pone el broche de oro a un fin de semana en donde ha dominado absolutamente todas las instancias de la carrera que el IndyCar ha celebrado en Detroit, en el circuito callejero de Belle Isle. Desde la clasificación hasta la carrera, que ha dominado de principio a fin, el equipo de Chip Ganassi se ha llevado también el segundo puesto, ya que Dario Franchitti ha subido al escalón intermedio del podio.

Increíblemente la carrera tuvo que ser detenida aproximadamente a la mitad de las vueltas pactadas por la gran cantidad de asfalto que se había ido desprendiendo al paso de los monoplazas. Takuma Sato y James Hinchcliffe se fueron contra las protecciones de neumáticos, gracias a los pedazos de asfalto sobre la pista, lo que dio motivo al director de carrera de detener transitoriamente el evento con bandera roja para hacer las reparaciones a la pista.

Dicha bandera roja ha durado más de dos horas, tiempo en el cual la continuidad de la carrera era todo un misterio. Algunos hablaban de darla por finalizada con las vueltas que se llevaban disputadas, pero otros querían seguir hasta el final; finalmente, se tomó la decisión de reiniciar, aunque con solo 15 vueltas restantes para finalizar. Para colmo de males, comenzó a llover y pocos tenían disponibles neumáticos de lluvia, lo cual ha causado algunos problemas adicionales, saliendo una bandera amarilla más. Parece increíble que se improvise tanto en una categoría de este nivel.

En el sprint final Scott Dixon ha logrado mantenerse por delante de todos, lo mismo que Franchitti que completaba un gran doblete para Ganassi, mientras que Simon Pagenaud se subía al tercer escalón del podio. El cuarto sitio ha sido para Will Power, quien mantiene el liderato del campeonato y el español Oriol Servia finalizaba en quinto lugar en buena labor.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *