19 abril 2010 Fórmula 1, Pilotos

jenson-button.jpg

Jenson Button admite que las últimas vueltas del GP de China fueron un calvario, toda vez que los neumáticos estaban al límite y que la salida del segundo coche de seguridad acortó las diferencias con sus rivales. Muy gráficamente, Button dice que estuvo literalmente con el corazón en la boca.

Sus neumáticos respondieron hasta cuatro vueltas antes del final, cuando el británico comenzó a sentir que el coche se le iba en cada curva. Luego del susto cuando se fue de largo en la frenada de la recta larga, Button comenzó a darse cuenta de que estaba en peligro el liderato, ya que no sabía a ciencia cierta si su compañero estaba siendo tan rápido o más que él.

A pesar de todo, insiste en que el triunfo no fue sólo suerte, sino simplemente una estrategia arriesgada que dio resultado para el equipo: quedarse en pista, cuando todos los demás buscaban los pits por neumáticos intermedios. Cuando el equipo lo llamó a cambiar neumáticos, Button decidió no parar, una decisión tomada por su propia cuenta y riesgo.

A pesar de todos los temores sobre Jenson Button, éste se coloca por sobre Hamilton tanto en clasificaciónes como en carreras en lo que va del campeonato, cuando a principio de año todos lo dábamos casi por muerto en favor del piloto moreno. A veces, vale más ser el más rápido para pensar que ser el más rápido en la pista.

Vía: Crash


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 19 abril 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *