21 enero 2012 Pilotos, WRC

Ser piloto de cualquier especialidad es un trabajo como cualquiera que puede ser hecho con mayor o menor compromiso, dependiendo de las circunstancias. Mientras algunos pilotos que se retiran de la competición llevan una vida tranquila y no quieren oír nada más de carreras, pilotos como Juha Kankkunen (campeón del WRC por cuatro temporadas) ha conservado todos los coches que ha pilotado, los que le han regalado, los que personalmente se ha comprado y algunos otros.

No podemos decir que el finlandés está definitivamente alejado de las carreras. Se ha mantenido en contacto con Bentley para sus récords de velocidad sobre hielo e incluso ha colaborado con Volkswagen para el desarrollo del Polo R WRC. Pero cuando este campeón tiene algo de tiempo libre, lo dedica a su museo personal, ubicado en la finca de su familia en Finlandia.

¡Y qué museo! Kankkunen cuenta con la mayoría de los coches con los que ha competido y algunos otros que han pilotado sus colegas. Algunos, como el Lancia Integrale con el que fue campeón en 1991, los ha recibido como regalo. A otros, los ha rescatado del abandono total, como un Toyota Celica Turbo. Un Ferrari 512TR, que recibió de regalo de parte de Gianni Agnelli, posa junto a un F40 o un 288 GTO. También están casi todos los Ford de Rallye de los años 70, una colección de modelos a escala bastante respetable con cada uno de los Ferrari construídos, todos sus trofeos, monos, cascos y una pequeña pista a las afueras del museo. Todos estos coches no solo están puntillosamente conservados en perfecto estado, sino que funcionan a la perfección.

Esto no es el capricho de un rico o de un jeque árabe. Es la recompensa a años de trabajo y dedicación, de uno de los pilotos más importantes que ha tenido el WRC.

Vía | Inside Line


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 21 enero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *