28 diciembre 2011 Pilotos, WRC

Las comidas navideñas de empresa siempre son motivo de reunión para los empleados y directivos, pero como son fechas de amor y buenos propósitos, también se pueden reunir los antiguos empleados, aunque trabajen para la competencia.

Eso debió pensar Malcolm Wilson al invitar a su ex-empleado Mikko Hirvonen a la comida de navidad del equipo, pero no todo iba a ser tan fácil para el actual piloto de Citröen, y tuvo que vérselas con sus antiguos compañeros, que en lugar de entregarle una camiseta firmada por todos, le firmaron la cara, un recuerdo que espero que no sea imborrable.

Estas curiosas fotografías colgadas por M-Sport en su facebook, muestran la distendida comida llevada a cabo por los miembros de M-Sport, que pese a la marcha de Mikko a la marca gala, parece que no le guardan rencor y dejan de lado lo profesional para disfrutar de una reunión entre amigos.

¿Habrán intentado emborrachar a Mikko para que confiese los secretos del DS3 WRC?

Mikko Hirvonen afronta este año su onceaba temporada en el campeonato del mundo de rallye, con el objetivo incansable de hacerse con el entorchado mundial, volverá a enfrentarse a Sebastian Loeb, pero esta vez como compañeros de equipo. Este año 2012 servirá para comparar en igualdad de condiciones a ambos.

Mikko probó el mes pasado la que será su nueva montura, con la vista puesta en su debut con la marca francesa.

Vía | Facebook


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 28 diciembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *