11 mayo 2012 Escuderías, Fórmula 1, Pilotos

No es fácil ser piloto de algún equipo de la Fórmula 1 B, para quedarse siempre por los últimos puestos de la parrilla. El piloto pierde toda motivación después de algunas carreras y se hace cada vez más difícil subirse al monoplaza que se sabe es de los más lentos, por más que se deje el alma y se juegue la vida en su pilotaje.

Tales sentimientos son los que sienten ahora tanto Heikki Kovalainen como Narain Karthikeyan. El primero, se queja de que se siente muy decepcionado porque los cambios que habían pensado después de las pruebas de Mugello no están funcionando y el coche sigue en un nivel apenas más alto que el de Marussia o HRT. De acuerdo al piloto finlandés el coche se siente bien al pilotear, pero es terriblemente lento, los tiempos no salen.

Otra historia bastante similar es la del indio Narain Karthikeyan, de quien ayer dábamos cuenta de algunos problemas monetarios que le impedirían llegar a fin de temporada. Pero bajo las propias palabras del piloto ha resultado ser que hay algo más; entre otras cosas, Karthikeyan está obligado a tener unos tiempos de vuelta y unas actuaciones cercanas a las de Pedro de la Rosa.

Cuando comenzó la temporada Pérez Sala me dijo que si no era casi tan rápido como mi compañero, había posibilidades de que no terminara la temporada. Eso fue puesto en mi contrato pero por ahora, respeto todas las condiciones. No hay razón para que no participe por lo que queda de la temporada.

Como veréis, hay pilotos que están en el límite de la paciencia y otros que están siendo condicionados. No es fácil ser piloto de los tres equipos más lentos de la parrilla, cuando esos equipos necesitan dinero constantemente para intentar igualarse con los equipos de mitad de pelotón.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 11 mayo 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *