16 junio 2017 Híbridos, Otras Competiciones

Porsche 919 Hybrid, Modell 2017

Llega el momento de una de las competiciones más interesantes del calendario anual, las 24 Horas de Le Mans. En esta prueba de resistencia se van a ver las caras las principales marcas del mundo y se van a ver coches híbridos para probar las propuestas de cada uno de los fabricantes, que posiblemente luego veremos en coches de carretera. Porsche es una de las marcas que no falta nunca en la cita y nos va a traer el formidable Porsche 919 Hybrid, del que vamos a conocer alguno de los secretos que le han permitido ganar dos veces consecutivas, en 2015 y 2016.

Este año, el Porsche 919 Hybrid ha recibido alguna modificación para adecuarse a las normas que hay que seguir para participar en una prueba complicada, difícil y muy exigente. Para ello, han tenido que reducir la carga aerodinámica del coche, que busca disminuir la velocidad de paso por curva y aumentar el tiempo por vuelta. Además, se ha reducido de tres a dos los kits aerodinámicos, uno pensando en circuitos rápidos como el de Le Mans y otro para circuitos muy virados.

Porsche 919 Hybrid 2017 (14)

El frontal se ha rediseñado para evitar que se acumule goma y suciedad, algo que afecta de manera muy negativa al rendimiento. El motor convencional y eléctrico han mejorado también su eficiencia, junto al sistema de recuperación de energía y de las transmisiones. La gestión electrónica del control de tracción y del control del sistema híbrido, con el fin de alargar la vida útil de los neumáticos. En una carrera de resistencia, esto es muy importante.

Un motor convencional V4 de 2.0 litros transmite una potencia máxima de 500 CV a las ruedas traseras, mientras que un motor eléctrico hace lo propio en el eje delantero, que transmite el equivalente a 400 CV, permitiendo que se ofrezca una tracción total a la salida de las curvas y en los momentos en que se necesita la máxima aceleración.

Porsche 919 Hybrid 2017 (13)

También hemos sabido que es el único prototipo de carreras que permite recuperar el 60% de la energía de la frenada y el restante 40% llega gracias a las aceleraciones. Una turbina ubicada en el escape permite que al rodar a 120.000 rpm alimente a un generador y ayude a recargar la batería de iones de litio. Con este sistema se consigue recuperar la energía que, de hacerlo a través del motor, requeriría una potencia de 100 CV más y un consumo de un 20%.

Todas estas innovaciones se van probando en esta competición y llegarán, de una manera u otra, hasta los modelos de producción que recorren nuestras carreteras, una vez demuestren sus capacidades y puedan adaptarse de manera eficiente en los modelos de calle.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *