9 junio 2008 Fórmula 1

Primera victoria de Kubica y doblete de BMW

Robert Kubica ha firmado hoy su primera victoria en la Fórmula 1 y ha servido para estrenar el palmarés de BMW Sauber. Por si fuera poco, Nick Heidfeld ha acabado en segunda posición, completando un sensacional doblete en Montreal.

El polaco ha tenido mucha suerte, pero esto no le quita mérito a su actuación, que además le reporta el liderato provisional del mundial. Kubica ha completado una carrera prácticamente perfecta que ha recibido su justo premio.

Todo empezó con el follón que originó Hamilton en la salida del pit-lane en la vuelta 25. Los cinco primeros clasificados en ese momento – Hamilton, Kubica, Raikkonen, Rosberg y Alonso – entraban juntos a boxes en el momento que se abría el pitlane mientras el coche de seguridad aún estaba en pista. Y de esos cinco, sólo Kubica y Alonso salían indemnes del incidente.

Hamilton, que se veía superado durante el repostaje por Kubica y Raikkonen, salía desesperado al carril de boxes y no veía que el semáforo estaba en rojo, lo que provocaba que embistiera por detrás a Raikkonen y que Rosberg también acabara con el alerón delantero tocado. Eso cambiaba por completo el panorama de la carrera. Por primera vez vi a Raikkonen reprocharle algo a alguien, en este caso a Hamilton por no haber visto el semáforo, le dio una palmada en la espalda y se lo señaló con la mano.

Con tantos cocos fuera de la contienda, Heidfeld se ponía en cabeza, con Kubica y Alonso segundo y terceros, virtualmente. El alemán entraría sólo una vez a repostar y complicaría la carrera a sus perseguidores al salir justo por delante de ellos. Kubica conseguía desembarazarse de él, no así el español.

Alonso no fue capaz de dar cuenta de Heidfeld. ¿Cuántas veces se habrá encontrado con él en esta situación en estos dos últimos años? Mejor no recordarlo. La desesperación del español le llevaba a pasarse de frenada un par de veces en la horquilla, y finalmente al intentar adelantar nuevamente a Heidfeld se subía a la chicane con la rueda delantera derecha y se iba contra el muro. Un error del asturiano, que se quejaba también del error de estrategia elegida. Al final de la carrera comentaba que de no haber parado con el resto de los pilotos de cabeza, podría haber dado seis o siete vueltas más, habiendo conservado su posición respecto a Heidfeld.

Mientras, Kubica iba a lo suyo, que no era más que aumentar su ventaja respecto a su compañero de equipo para salir delante de él después de su segunda parada. Y así fue, tras entrar en boxes por segunda vez, el polaco salía por delante de su compañero, lo que le dejaba vía libre para su primer triunfo en el Mundial y también el primero de un polaco en la Fórmula Uno.

El otro gran beneficiado por una carrera que ha sido tan accidentada como se preveía ha sido el veterano David Coulthard, que a pesar de los problemas de frenos que ha sufrido en las últimas vueltas, ha hecho buena su estrategia de una única parada en boxes y ha subido al podio en una excelente tercera posición.

La zona en los puntos de una carrera realmente loca la completaban Glock, Massa, Trulli, Barrichello y Vettel. Gran carrera.

Vía | Racingpasión
Foto | Autosport


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *