1 mayo 2012 Crónicas, Fórmula 1

En una pista que podríamos llamar extraña para la Fórmula 1, se realizaron los entrenamientos libres pactados en el calendario, aunque la torrencial lluvia obligó a extremar precauciones por parte de los equipos, quienes buscaban acortar diferencias y poner a punto los monoplazas para la siguiente carrera en Barcelona.

El más rápido en Mugello (adonde ningún equipo quería ir, solo Ferrari) ha sido Fernando Alonso con un tiempo más de un segundo más rápido que Mark Webber; ambos pilotos eran dos de los pocos que conocían esta veloz pista por haber corrido anteriormente allí, solo más lenta que Monza. Durante la tarde casi todo el mundo estuvo encerrado en su garage, dadas las difíciles condiciones de la pista.

Es una pena por la lluvia que nos ha complicado y para los espectadores (unos 15.000) que merecieron ver un poco más, pero tuvimos un programa bastante ocupado, aunque solamente pudimos cumplir una parte. Es imposible hacer una evaluación seria ya que tuvimos muy pocas vueltas sobre el asfalto seco. Solo puedo decir que para mí fue un pacer pilotear otra vez aqui, algo que no hacía desde 2001 cuando probaba para Minardi. Es una pista espectacular y sería bueno volver a competir aqui.

Podríamos decir que este fue un día perdido para la Fórmula 1 por la lluvia. No tenía sentido arriesgar los coches cuando lo que se busca son soluciones a puestas a punto para piso seco. La mayoría de los pilotos han estado ausentes, los pilotos de reserva han tomado el relevo en Mugello.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *