11 septiembre 2012 Crónicas, WRC

Con un cambio de fecha considerable, pasa de noviembre a septiembre, Gales se prepara para albergar la décima cita de la temporada, una prueba en la que la lista de participantes será muy escueta, motivada principalmente por la variación de calendario que ha sufrido el RAC. Aún con estas, la magia de Gran Bretaña seguirá presente en una prueba mítica, la cual puede decidir algún que otro título.

Y es que a falta de cuatro pruebas para el final de temporada, el equipo Citroën puede salir de Cardiff con el título de constructores bajo el brazo, prueba de su dominio durante la temporada. Para ello necesitan sumar 17 puntos más que Ford, resultado que a la vez dejaría el título de pilotos en manos de Loeb e Hirvonen, quedando totalmente descartado el tercero en discordia, Petter Solberg.

Ambos equipos han estado trabajando seriamente para la ocasión, sobre todo en la marca del óvalo, que darán el 100% para tratar de conseguir la última victoria de la temporada sobre tierra, a la vez que evitan el precoz alirón de Citroën. Aquí se volverán a centrar todas las miradas, mientras pilotos como Evgeny Novikov, Thierry Neuville, Ott Tänak y Mads Østberg intentarán conseguir algo de protagonismo.

En la bella Gales también asistiremos a una lucha trepidante entre varios de los pilotos de la S-WRC. El actual líder, PG Andersson, tratará de mantener su posición de privilegio en el campeonato frente a Hayden Paddon, Maciej Oleksowicz y Craig Breen, los cuales no se perderán la cita.

La prueba arrancará el miércoles con la disputa del shakedown y la QS, aunque para la primera etapa deberemos esperar hasta el viernes. Con un total de 19 especiales y 324.92 kilómetros cronometrados, el Rally de Gales será uno de los más duros de la temporada, no sólo en distancia, sino también por la dureza de sus tramos.

Vía | FIA


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *