21 octubre 2012 Crónicas, WRC

Doce rallyes después de su debut oficial con Citroën, Mikko Hirvonen ha conseguido su primera victoria vestido de rojo y con ella el título de subcampeón. El finlandés ha completado una prueba majestuosa en Italia, conduciendo con especial cuidado y evitando los accidentes que no pudieron esquivar Sébastien Loeb, Jari-Matti Latvala y Petter Solberg.

A partir de ese mismo instante, Hirvonen se ha limitado a ver pasar los kilómetros, saboreando su primer triunfo de la temporada y administrando su ventaja sobre Evgeny Novikov y Ott Tänak. Mikko ha demostrado estar preparado para heredar el número uno de Loeb en Citroën y será una de las apuestas claras al título la próxima temporada.

La actuación de los jóvenes pilotos de M-Sport también ha sido digna de destacar. Ambos están catalogados como pilotos calientes, que sucumben muchas veces a sus ansias de triunfar, sin embargo en Cerdeña han demostrado una madurez digna de los mejores y la próxima temporada podrían contar con mejores armas para evolucionar en sus aspiraciones.

Por detrás, Mads Østberg conseguía la cuarta plaza tras los problemas sufridos el viernes y culminaba una gran remontada. A su estela finalizaba Sébastien Ogier, que se va de Italia consiguiendo el scratch de la quinta especial de la prueba y conteniendo los ataques de Chris Atkinson con el Mino WRC. La zona de puntos ha estado formada por Andreas Mikkelsen, Martin Prokop, Petter Solberg y Luca Pedersoli.

Vía | eWRC


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *