5 julio 2010 Escuderías, Fórmula 1

adrian-newey-redbull.jpg

Sin duda que es mucho, demasiado, lo que Red-Bull le debe a Adrian Newey en la labor que hizo este aerodinamicista en poner a las saetas azules en lo alto de la Fórmula 1 de este año. Como regalo, el equipo le ha entregado a Newey un monoplaza del año pasado y que ya ha conducido en el festival de la velocidad de Goodwood, en Inglaterra.

Y Newey tuvo los mismos miedos y los mismos sentimientos que hubiera tenido cualquiera de nosotros al subirse a un Fórmula 1. La sensación de aceleración y de acostumbrarse a frenar con el pie derecho, manejar el embrague con el comando manual y otros menesteres del pilotaje del Fórmula 1 lo tenía muy nervioso antes de su vuelta de exhibición a bordo del coche en Goodwood.

Una de las sensaciones más extrañas, es que no estaba preparado para lo larga que es la primera velocidad y la manera en que empuja. Me estaba diciendo a mí mismo “embragar con la mano”, pero la reacción natural es usar el pie izquierdo.

La idea de Newey es juntarse con algunos amigotes que tienen coches de Fórmula 1 en su garage(sic) y juntarse en algún circuito para estrenar su monoplaza y dar unas vueltas con él. Y quien piense que Newey no se lo merece, recuerden todo lo que ha hecho para Red-Bull en sólo tres años…

Vía | Grand Prix


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 6 julio 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *