8 julio 2008 Fórmula 1, Opinión

Renault tiene mucho que mejorar

Muy felices se las prometían en la escudería ING Renault a principios de temporada. El Renault R28 apuntaba alto y Fernando Alonso volvía al equipo con el que ganó dos mundiales. La realidad ha sido bien distinta. El monoplaza tiene evidentes carencias y el español está resignado a pelear por entrar en los puntos en cada carrera.

Lo de Flavio Briatore y Pat Symonds, cabezas visibles de la escudería de Renault, empieza a tener delito. El italiano porque se ha convertido en un vendedor de humo con el mediocre Renault R28, y el segundo porque últimamente no da una en carrera.

Briatore lo que no puede hacer es crear unas expectativas irreales, ya que lo único que conseguirá será desengañar a sus aficionados. Mejor ser realista y hablar claro. El Renault R28 no puede competir con el Ferrari F2008, McLaren-Mercedes MP4/23 o el BMW F1.08, diga lo que diga el ex-playboy. Está a años luz de ellos en cuanto a rendimiento y prestaciones. Los verdaderos rivales del monoplaza francés son sus congéneres de Toyota, Red Bull y Williams. O eso por lo menos es lo que se puede ver de la clasificación del mundial de constructores.

Respecto a Symonds, director de ingeniería, la valía de sus decisiones se encuentra a un abismo de las de Martin Whitmarsh, de McLaren-Mercedes, o de Ross Brawn, antes en Ferrrari y ahora en Honda. Por citar un ejemplo, en la carrera del domingo en Silverstone, una mala elección en cuanto a los neumáticos supuso tirar por la borda la carrera de Alonso, mientras el de McLaren-Mercedes daba en el clavo y aseguraba una cómoda victoria para Lewis Hamilton y en Honda colocaban a Barrichello en el podio cuando partía decimosexto. Cito este ejemplo por ser el más reciente, pero unos cuantos más me vienen a la memoria en esta temporada: entrar a repostar en Canadá antes de tiempo y descargar el coche excesivamente para clasificar bien en Francia. En estas decisiones Fernando Alonso tiene parte de la culpa, al igual que su ingeniero de pista, pero se supone que el mandamás es Symonds.

La conclusión que extraigo de analizar el Gran Premio de Gran Bretaña es que el Renault R28 es una patata y los responsables del equipo unos patanes. Habiendo estado de cara casi todo en el día de hoy para que Fernando Alonso pudiera subirse al podio, ni con esas la consiguió. Y a diferencia de otras carreras en las que cometió errores, véase Mónaco o Canadá, en ésta no tuvo un solo fallo. Eso es mucho decir, porque sólo Heidfeld puede presumir de ello. Lo digo porque, que recuerde, Hamilton tuvo un par de sustos en forma de excursiones por la hierba, que no empañan su sensacional actuación, pero fueron errores al fin y al cabo. Lo mismo se puede decir de Barrichello, que no se libró de tener algún que otra escapada fuera de pista.

En Renault harían bien en centrarse en el R29 porque presiento que el R28 pocas alegrías les va a dar. Además, como las cosas sigan así, mucho me temo que Alonso se marchará a otra escudería en cuanto pueda, o sea, en 2009. Tiempo al tiempo.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *