26 enero 2013 Otras Competiciones

Alberto-Hevia

El Campeonato de España de Rallyes prosigue en un estado de transición hacia no se sabe dónde. En el transcurso de ese camino, la RFEdA está tratando por todos los medios de hacer más atractivo el campeonato, buscando de manera desesperada una mayor participación de equipos, aunque desde Recta de Meta dudamos que los cambios planteados vayan a solucionar dichos problemas.

El último cambio de todos lo hemos conocido hace escasos días y va directamente relacionado con la reglamentación de los vehículos. Desde la federación han decidido que se permitirán los WRC de última generación, eso sí, capados con una brida de 31 mm, en lugar de la habitual de 33mm que usan en el campeonato de rallyes, una operación realmente costosa, que muy pocos bolsillos se van a poder permitir.

Además, se ha confirmado que los RRC con motor turbo de 1.6 litros estarán permitidos, al igual que los vehículos de nueva generación, denominados R5. También se ha decidido lastrar los S1600, con el objetivo de igualar las prestaciones con el resto de vehículos R3. Por último, se creará un nuevo grupo N para coches con tracción simple y motores de menos de 2000cc.

En cuanto a los antiguos S2000, se mantiene la norma referente al peso, que será de 50kg menos que los S2000 con reglamentación FIA, mientras que los GT’s podrían sufrir una limitación, esta vez relacionada con la velocidad de los mismos, aunque esta norma aún no se ha confirmado.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 27 enero 2013
  2. La RFEdA admite a los WRC 1.6 y limita los GT’s 22 febrero 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *