15 noviembre 2011 Historia, WRC

En la anterior entrega sobre la vida de Colin Mcrae, repasábamos sus inicios en el mundial británico de rallyes y su posterior fichaje por Subaru, equipo con el que participaría desde 1993 hasta 1998 en el mundial WRC, logrando los mejores resultados de la historia para la marca.

Nos quedábamos en el año 1998, esta sería la última temporada de Colin pilotando para Subaru, había decidido que era el momento de buscar nuevas motivaciones, así pues Mcrae se decide a firmar por Ford para competir con ellos en la siguiente temporada del mundial.

Después de una larga vida de éxitos, Colin ficha por el equipo M-Sport Ford, conduciendo el nuevo Ford Focus WRC. 1999 fue una temporada de altibajos, el piloto escocés cosechó hasta 10 abandonos a lo largo del año, 8 de ellos consecutivos. Las 2 victorias conseguidas en los rallyes de Portugal y Kenia eran insuficientes para un Mcrae acostumbrado a terminar la temporada en la parte alta de la clasificación. Ese año el piloto de Ford solo pudo ser sexto en la clasificación final.

La siguiente temporada no comenzaba mejor, Colin se veía obligado a abandonar de nuevo en la primera prueba en Montecarlo, los fantasmas de la temporada anterior se volvían a mostrar en el comienzo del año 2000, ya eran 9 los abandonos consecutivos…

Todo cambiaría en la siguiente cita del año, el rally de Suecia. El piloto escocés conseguía finalizar un prueba muy complicada, con la recompensa del tercer cajón del podio. Lo necesario para que Mcrae recuperara esa confianza que había perdido a lo largo del año anterior. Ese año Colin finalizaría en una decente cuarta posición, logrando 4 podios y 2 victorias a lo largo de la temporada.

Nos encontramos en 2001 con una de las mejores actuaciones de Colin a lo largo de su vida deportiva. Ese año el piloto de Ford iba a conseguir 3 victorias y 2 podios que le deban el subcampeonato del mundo, tan solo separado por 2 puntos con el británico Richard Burns a mandos de un Subaru Impreza WRC.

La siguiente temporada iba a ser la última de Colin en Ford, ese año no conseguía luchar por el título y acababa cuarto la temporada, logrando 2 victorias y un podio entre sus mejores resultados.

En 2003 se abría una nueva oportunidad, Mcrae iba a firmar por Citroën, este podía ser el último cartucho para conseguir su segundo campeonato…

Empezaba la temporada con un gran segundo puesto en el rally de Montecarlo, pintaba muy interesante la temporada, sin embargo ese sería el único buen resultado de Mcrae, el piloto no iba a conseguir mejorar y evolucionar el coche y en la marca francesa decidían no continuar con él más allá de esa temporada.

2004 sería una temporada en blanco para Colin, sin equipo para participar en el mundial WRC. El escocés trataba de divertirse participando entre otras pruebas como las 24 horas de Le Mans o el Dakar, prueba en la que conseguiría varias victorias de etapa.

En 2005 se le presentaba una nueva oportunidad, Colin era el elegido por Skoda para probar su nuevo vehículo en algunos rallyes, Mcrae iba a conseguir finalizar el primero de ellos en un buen séptimo puesto, en el segundo tendría que abandonar tanto la prueba como el proyecto, ya que en Skoda las cosas no salieron como esperaban.

Entre sus útltimas participaciones, en 2006, McRae compitió para Subaru en los X-Games. Colin chocaba en la penúltima curva, dañando el frente y la rueda delantera izquierda, terminando en segundo lugar. Sin embargo, su última participación sería una sorpresiva inclusión en el equipo Kronos Citroën en el Rally de Turquía, en septiembre de 2006, donde reemplazó a Sébastien Loeb.

En 2007, McRae declaró estar buscando un lugar para la temporada 2008 del Campeonato Mundial, mencionando que:

Si no puedo estar en el campeonato la siguiente temporada, entonces no volveré, porque si estás mucho tiempo fuera de esto no se puede mantener el nivel“.

Finalmente Colin no iba a poder estar, pero por otros motivos ajenos a su voluntad. Un trágico accidente de helicóptero iba a terminar con la vida de uno de los mejores pilotos de la historia del WRC, quedando en el recuerdo las ganas que le ponía para intentar ser rápido, fruto de ello eran gran parte de sus abandonos en pruebas. No sabía ir lento, ese era su defecto.

Aquí termina el repaso a la vida de Colin Mcrae, desde Recta de Meta esperamos que les haya gustado y que recuerden a Colin por las grandes cosas que logró para este deporte. El próximo martes volveremos para recordar a otra grande.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 15 noviembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *