16 febrero 2012 Fórmula 1, Pilotos

No todos los grandes pilotos que ha dado la historia en el mundo del motor han tenido la suerte de certificar su calidad con un título mundial. Sin embargo, eso no les privará de entrar en nuestro Salón de la Fama que hoy recuerda a Ronnie Peterson, piloto sueco que se dejó la vida en el GP de Italia del año 1978 en el que era su GP número 123.

Peterson, nacido en 1944 en Suecia, comenzó su formación en el karting, escuela de muchos grandes pilotos. El sueco debutó en la Fórmula 1 en el año 1970 y ya en 1971 fue subcampéon. En el año 1973 se anotó su primera victoria en el campeonato ganando en el GP de Francia con Lotus. Ese sería un gran final de temporada para el sueco que también ganó en Austria, Italia y EEUU.

Precisamente el GP de Italia fue de los que mejor se le dio porque lo ganó también en 1974 y 1976 pero también sería el lugar en el que se dejaría la vida. Fue en el año 1978 en Monza en una fatídica carrera que se ha convertido en uno de los capítulos más negros de la Fórmula 1.

En aquellos momentos, Peterson había vuelto a Lotus tras pasar por Tyrrell y March en unas temporadas en las que estuvo lejos del campeonato del mundo. Desgraciadamente, varios factores se aunaron en su contra. Por un lado, en los entrenamientos previos, Peterson tuvo problemas mecánicos con su Lotus 79 y como no había uno de repuesto a su medida, compitió con un Lotus 78. Por otro lado, en 1977 el comisario encargado de dar la salida fue criticado por tardar mucho en dar via libre a los monoplazas y ese año cambió de actitud y pudo ayudar a provocar el accidente.

Y es que, como podréis observar en el vídeo que os dejamos a continuación, lo que se vio fue practicamente una salida lanzada porque en cuanto los dos primeros monoplazas llegaron a sus puestos, el comisario dio la salida así que lógicamente los de atrás ni siquiera se habían colocado. Por aquel motivo, o simplemente fruto de la fatalidad, hubo un accidente múltiple en mitad de la parrilla en el que se vieron implicados James Hunt, el propio Peterson, Riccardo Patrese, Vittorio Brambilla, Hans-Joachim Stuck, Patrick Depailler, Didier Pironi, Derek Daly, Clay Regazzoni y Brett Lunger.

El coche de Peterson comenzó a arder, los propios pilotos lo alejaron del fuego y lo dejaron sobre el suelo con numerosas heridas en las piernas pero la ambulancia no llegó hasta 20 minutos después para atenderle. El sueco fue trasladado al hospital de Milán y allí se vio que tenía múltiples fracturas en las piernas, más de 20 según algunas fuentes. Era una situación complicada pero parecía fuera de peligro. Sin embargo, esa misma noche falleció a causa de una embolia provocada por las fracturas.

Con 10 triunfos en su carrera se fue un piloto que tenía en sus manos un campeonato a pesar de que no lo consiguió. Lo único positivo de su muerte fue que sirvió de ejemplo para ver muchas cosas que se estaban haciendo mal en cuanto a seguridad y que fueron mejoradas posteriormente.

Vía | Youtube


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 16 febrero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *