Innovador, dinámico y emocionante: así se define el nuevo Ford Focus en su cuarta generación

Innovador, dinámico y emocionante: así se define el nuevo Ford Focus en su cuarta generación

Escrito por: Javier López    10 abril 2018     Sin comentarios     8 minutos

Ford acaba de presentar la cuarta generación del Ford Focus, el compacto por excelencia. Cuenta con grandes cambios tanto estéticos como mecánicos.

Hay algunos vehículos que se caracterizan por llevar desde tiempos inmemorables marcando historia, algo que se debe a que generación tras generación mantienen la esencia del original. Es cierto que el Ford Focus tan “solo” lleva entre nosotros 20 años, pero en ese tiempo ha conseguido escalonar hasta lo más alto de su segmento y ser uno de los compactos de referencia. Hoy, su cuarta generación ha visto la luz y llega para quedarse y continuar con el legado que hereda directamente del primer Focus.

Es cierto, el nuevo Focus sigue siendo un compacto que mantiene unas líneas dentro del segmento y unos rasgos propios de la nueva tendencia en Ford; sin embargo, la firma americana ha querido aplicar una revolucionaria pero sutil filosofía de diseño, denominada human centric. Este nuevo canon de diseño implica una silueta que busca acercarse a los humanos, mediante el uso de unos atributos más estilizados y, sobre todo, que poco o nada tienen que ver con los anteriores Focus.

Human centric: la nueva filosofía de diseño de Ford

El nuevo Ford Focus busca desprenderse de sus anteriores atuendos y, al mismo tiempo, mantener su esencia. La firma del óvalo ha recurrido a un diseño mucho más fino y elegante, el cual guarda sitio para un toque deportivo gracias a la presencia del acabado ST-Line, que pauta la senda que seguirá una de las variantes más radicales del compacto. Gran parte del protagonismo lo tienen los grupos ópticos, los cuales han sido otorgados con un diseño completamente nuevo.

En el frontal nos encontramos con una calandra muy abierta que se encarga de darle carácter al nuevo conjunto del Focus y, por supuesto, de gobernar sobre el splitter. Este resguarda a los faros antiniebla, los cuales se ubican discretamente en los laterales de la defensa. Si avanzamos hasta la zaga del compacto americano podemos percatarnos de que se trata de la zona del coche donde más personalidad derrocha. Esto se debe a unos pilotos traseros con un diseño único y una mayor anchura, la cual ofrece una apariencia general de más aplomo.

Al mismo tiempo, el interior del nuevo Focus también ha querido sumarse a la fiesta, por lo que ofrece un rediseño en el que se han aplicado elementos que ya vimos en la última generación del Fiesta. Por una parte, nos encontramos como Ford ha querido ser algo más conservador en este aspecto, asegurándose de que su modelo estrella ofreciese un habitáculo repleto de tecnología y elegancia pero con un toque sobrio.

Ford Focus para todos los gustos y necesidades: Vignale, ST-Line, Active y Familiar

Ford no ha querido perder ni un segundo de su tiempo, por lo que ha decidido ofrecer al nuevo Focus hasta en cuatro acabados diferentes, entre los que dos implican una carrocería aún más polivalente. Por una parte, el compacto estadounidense adopta el acabado Vignale, el cual se encarga de exaltar la elegancia y la exclusividad en el Focus. Esto lo consigue a unos acabados de mayor calidad y a la presencia de diferentes elementos cromados en el exterior.

La versión ST-Line se centra en proporcionar al nuevo Focus unas líneas con un carácter mucho más deportivo, algo que consigue con un difusor más prominente, que se encarga de custodiar a una defensa más agresiva. El spoiler también sufre ciertas modificaciones para mostrar al mundo que el compacto americano no solo es elegante, sino también radical. Al mismo tiempo, Ford nos ha querido mostrar con este acabado algunas de las líneas que podremos observar en el futuro Focus ST.

En lo que respecta a la variante Active, la firma americana ha querido darle un toque mucho más campestre al Focus y este acabado lo consigue a las mil maravillas. Por primera vez nos encontramos con un Focus intentando ser tan alto como un Kuga, algo que consigue con una estética mucho más aventurera y con un altura libre al suelo considerablemente mayor. Sin embargo, Ford no solo ha pensado en sus clientes más aventureros, sino también en aquellos que requieren de un mayor espacio interior.

El Focus en su versión familiar se presenta como el candidato idóneo para aquellas personas que necesitan más espacio de carga o que simplemente prefieren un habitáculo mucho más holgado. Esto lo consigue con unas mayores dimensiones y, a su vez un espacio de carga en el maletero todavía más amplio y, aunque la marca aún no ha desvelado las medidas oficiales, podemos percatarnos del considerable cambio respecto al compacto tradicional.

Equipamiento tecnológico y moderno por doquier

Cuando un vehículo nuevo sale al mercado, automáticamente se convierte en sinónimo de novedades y el Ford Focus no iba a ser una excepción. El apartado tecnológico se ha viso ampliamente recompensado con esta nueva generación del hatchback, tanto en seguridad como en infoentretenimiento. La primera novedad que nos encontramos en el Focus de cuarta generación es la incorporación del FordPass Connect, un módem integrado que proporcionará wifi a los clientes europeos y podrá albergar hasta un total de 10 dispositivos.

Esta nueva función va más allá de entretener a los pasajeros del Focus puesto que también ofrece información en directo sobre el tráfico a través del sistema de navegación; emite el estado del vehículo a distancia en cuanto a nivel de combustible; arranque por control remoto para los modelos con cambio automático y funcionalidad eCall, un sistema que informa automáticamente a los servicios de emergencia en caso de accidente.

Al mismo tiempo, el nuevo Focus incorpora el SYNC 3, el cual se ve reflejado en su pantalla de 8 pulgadas y permite a sus usuarios emplear el Apple CarPlay o Android Auto. Por otra parte, nuestro dispositivo móvil se mantendrá conectado por vía bluetooth mientras se carga de forma inalámbrica. Sin embargo -y como os decíamos- Ford no solo se ha centrado en la tecnología destinada al entretenimiento, sino también en la seguridad.

Nos encontramos con elementos como el control de crucero adaptativo, reconocimiento automático de señales y mantenimiento de carril como los sistemas más usuales en los vehículos de hoy en día. Pero Ford ha querido que su Focus sea un vehículo más, por lo que ha sacado su lado más innovador para endulzar al compacto americano. Por ejemplo, la tecnología de centrado de carril supervisa las marcas de la carretera y puede aplicar un par suave pero perceptible al sistema de dirección para ayudar a los conductores a permanecer centrados en su carril cada vez que se activa el sistema ACC, el cual funciona hasta 200 Km/h.

Multitud de opciones para mover a nuestro Ford Focus

Muchos son los aspectos nuevos que presenta un nuevo vehículo, pero no debemos olvidarnos de uno de los más importantes, el motor. El nuevo Ford Focus ha querido servir a sus futuros clientes un amplio abanico de opciones, con el objetivo de alcanzar un amplio mercado. Las potencias que ofrece el compacto americano están comprendidas -de momento- entre 85 y 182 CV, cifras que provienen de propulsores 1.0 y 1.5 EcoBoost y, al mismo tiempo, diésel turbo EcoBlue con cilindradas de 1.5 y 2.0 litros.

El motor de 1.0 litro gasolina se encarga de emanar potencias de 85, 100 y 125 CV para el nuevo Focus. Este propulsor se presenta como la opción más equilibrada para afrontar el mundo urbano y, al mismo tiempo, enfrascarnos en alguna que otra escapada. Sin embargo, en caso de necesitar más potencia siempre podremos optar por el 1.5 EcoBoost, el cual da vida a las variantes de 150 y 182 CV, siendo esta la más potente de la gama Focus de momento.

Si por el contrario nuestras necesidades nos exigen adquirir un diesel, Ford nos ofrece los motores turbo EcoBlue. Estos se reparten en tres motores: dos 1.5 litros de 95 y 120 CV y un 2.0 litros de 150 CV. Esto permitirá a los clientes más afines al diesel contar también con distintas opciones que cumplan a la perfección con nuestras exigencias.

Pero el nuevo Focus no solo presume de motores novedosos, ya que incorpora un cambio automático de ocho velocidades y doble embrague que se encargará de ofrecer una conducción mucho más dinámica, suave y, al mismo tiempo deportiva. Este tipo de transmisión solo se podrá asociar con algunos propulsores: EcoBoost de 1.0 litros de 125 CV, EcoBoost de 1.5 litros de 150 CV, EcoBlue de 1.5 litros de 120 CV y EcoBlue de 2.0 litros de 150 CV.

Sin duda alguna, esta cuarta generación del Ford Focus llega cargada de novedades y, al mismo tiempo, con muchas ganas de plantarle cara a sus principales rivales. De momento la firma no ha hecho declaraciones sobre el precio que tendrá su nuevo compacto, pero será muy pronto cuando Ford desvele todos y cada uno de los delates del Focus y, al mismo tiempo, esperemos que nos hable sobre los futuros RS y ST.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.