Nissan contempla que el nuevo GT-R herede el sistema híbrido del LM NISMO

Nissan contempla que el nuevo GT-R herede el sistema híbrido del LM NISMO

Escrito por: Guillermo Arnal    15 junio 2015     Sin comentarios     2 minutos

La actuación de Nissan en las 24 horas de Le Mans este fin de semana dejó que desear para el gusto de sus aficionados. Tan solo un GT-R LM NISMO logró acabar la hazaña, un resultado que la división de competición de la marca japonesa promete mejorar en 2016. Por fortuna para sus seguidores, otras noticias más halagüeñas se producían al mismo tiempo fuera de la pista. Sus responsables hablaron del próximo GT-R, al que el automóvil de Le Mans legará su mecánica y tecnología.

En una entrevista realizada por motoring.com.au al responsable de Nissan Motorsports, Darren Cox, y al jefe de la filial australiana, Richard Emery, los ejecutivos dejaron caer la posibilidad seria de que la siguiente generación del deportivo nipón, prevista para 2018, tome prestado el sistema híbrido del LM NISMO. Mientras Cox reconoce que dicha categoría de automóvil “será cada vez más dependiente” de ese tipo de configuración mecánica –Porsche baraja algo similar con el nuevo 911-, Emery ve en ella una solución idónea para que el GT-R continúe siendo el modelo más sofisticado tecnológicamente de Nissan.


nissan-gt-r-nismo

Emery añadió en este sentido: “El GT-R siempre ha representado la esencia de nuestros avances en ingeniería e innovación. [Y], desde el punto de vista del desarrollo puro, es decir, velocidad y otras prestaciones, se aproxima el momento en el que no quede margen para la mejora”. Si existe un producto de Nissan con el que el público pueda experimentar esa clase de progresos, el papel seguirá adjudicándose al GT-R.

La idea de emplear la citada distribución en el futuro GT-R suena desde hace un par de años, pero entonces todavía no se había presentado el GT-R LM NISMO ni se sabía cuánto influiría este en el modelo de calle. Su creador, Ben Bowlby, confirmó a finales de abril a la revista Top Gear que su motor V6 de tres litros sobrealimentado por dos turbocompresores se trasladará al GT-R de producción.

La exagerada cifra de potencia que este propulsor ofrece en el coche de Le Mans ayudado por el sistema de recuperación de energía cinética -KERS, por sus siglas en inglés- se reducirá convenientemente. El equipo de NISMO cogerá las riendas de su diseño y la mejora en eficiencia constituirá una de las principales ventajas para la nueva generación del GT-R -según Bowlby, el consumo de combustible podría suponer un tercio del actual-.

Vía | motoring.com.au

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.