El Porsche 911 GT3 RS se pone a dieta para ser aún más radical con el Weissach package

El Porsche 911 GT3 RS se pone a dieta para ser aún más radical con el Weissach package

Escrito por: Javier López   @jlopezbryan96    3 abril 2018     3 minutos

Porsche ha querido radicalizar aún más al 911 GT3 RS, algo que han conseguido con el paquete Weissach. Esto implica una reducción de peso de 18 kilogramos.

Los superdeportivos no conocen sus límites y evolucionan de manera constante e impredecible, puesto que las marcas siempre juegan al despiste y a la sorpresa con sus últimas creaciones. Cuando creíamos que Porsche ya había terminado de radicalizar al 911 con el GT2 RS, nos vuelve a dejar la boca abierta con su vehículo estrella. Una de las principales novedades de esta última edición del Salón de Ginebra fue el nuevo GT3 RS, pero la firma germana ha querido endulzar esta versión con el Weissach package.

Este termino se aplicó por primera vez en el Porsche 918 Spyder, un hyperdeportivo que se ofrecía en dos versiones siendo una de ellas la encargada de albergar el apellido Weissach a sus espaldas. Esta denominación implicaba una considerable reducción de peso y un interior más espartano, en el que se podía eliminar algunos componentes básicos para ser aún más ligeros. El 911R ofrecía algunas opciones similares pero no llegó a presentar dicha variante, y no fue hasta el GT2 RS que volvimos a escuchar el apellido Weissach.

Las novedades de Porsche en el Salón de Ginebra: Mission E Cross Turismo y el nuevo 911 GT3 RS

Las novedades de Porsche en el Salón de Ginebra: Mission E Cross Turismo y el nuevo 911 GT3 RS

Porsche ha presentado en el Salón de Ginebra al nuevo 911 GT3 RS, aunque también sorprendió con la versión campera del Mission E: el Missión E Cross Turismo

LEER MÁS

Sin embargo, la firma germana ha querido seguir expandiendo esta denominación y el tercer vehículo en recibirlo ha sido el GT3 RS. Como os contábamos, este paquete permite hacer más ligero a nuestro nueveonce con el objetivo de tener un coche aún más radical si cabe, puesto que en su versión «estándar» declara un peso de 1.505 Kg. En la variante Weissach, el 911 se pone a dieta y consigue adelgazar 18 Kg, una cifra que no parece muy impresionante pero que en la práctica ayuda y mucho.

Para poder reducir el peso de un coche, Porsche recurre a dos procedimientos fundamentales: suprimir los elementos más mundanos y que de poco nos van a ayudar en la pista, y recurrir al elemento esencial para que un automóvil adelgace, la fibra de carbono. Tanto el interior como el exterior del GT3 RS se visten con este material y es algo que acentúa aún más la esencia de superdeportivo que emana este 911.

No hace falta prestar mucha atención para identificar los diferentes componentes que se han modificado gracias a la incorporación del paquete Weissach, como por ejemplo el capó, que se recubre completamente de fibra de carbono y las llantas, las cuales son heredadas del GT2 RS. Estas han sido realizadas en magnesio con el objetivo de reducir considerablemente el peso y, a su vez, el poderoso alerón que custodia el motor de seis cilindros atmosférico ha sido forjado con fibra de carbono.

Varios de los principales componentes mecánicos también han optado por recurrir a este material, tales como las barras estabilizadoras o las bieletas. El techo del GT3 RS también se ha fabricado en fibra de carbono pero, uno de los elementos que más contribuye en la reducción de peso del 911 es, sin duda alguna, la jaula antivuelco, la cual se ha fabricado íntegramente en titanio y es 12 kilos más ligera que la que ofrece el paquete Clubsport. Sin embargo, el corazón del superdeportivo alemán se mantiene intacto, puesto que se sigue tratando del mismo seis cilindros bóxer de 4.0 litros atmosférico capaz de rendir 520 CV de potencia.

La nueva relación que ofrece el 911 GT3 RS de peso-potencia con el nuevo paquete Weissach hacen que el superdeportivo de Stuttgart sea aún más especial. Hacer nuestro Porsche aún más radical será posible tras realizar un desembolso de 18.000 dólares, lo equivalente a casi 15.000 euros al cambio, una cifra que estaremos dispuestos a pagar en función de las ganas que tengamos de tener una auténtica máquina de devorar circuitos.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.