¡Peligro! El impacto de utilizar un aceite inadecuado para el motor de tu coche

¡Peligro! El impacto de utilizar un aceite inadecuado para el motor de tu coche

Escrito por: Antonio Roncero   @roncero_antonio    11 noviembre 2020     8 minutos

El turbocompresor, los filtros de partículas, la EGR, los catalizadores… Utilizar un aceite adecuado para el motor de tu coche evitará problemas con estos elementos.

Los motores de combustión, ya sean de gasolina o diésel, han cambiado mucho en los últimos años. La evolución ha estado encaminada a buscar el mejor rendimiento, pero con la mayor eficiencia posible. Las normativas de emisiones contaminantes son cada vez más restrictivas, y todo vale.

Así, hemos visto implantarse el “downsizing” o reducción de cilindrada, con la llegada de pequeños motores de 3 cilindros y cubicajes en torno a 1 litro. La sobrealimentación se ha convertido ya en un estándar. Y ha sido necesario introducir nuevos sistemas de descontaminación: catalizadores, filtros de partículas…

Muchos motores incluso han visto reducido al mínimo el cárter, para funcionar con la menor cantidad de aceite. También se han ido aumentando los intervalos de mantenimiento, alargando los períodos de cambios de aceite, en muchos casos. Esto es posible, en gran medida, por la evolución que también han experimentado los lubricantes. El aceite ya se diseña no solo para que no se rompa el motor o sus componentes, también se exige que contribuya a la reducción de emisiones.

Surgen así los lubricantes de baja viscosidad, los aceites sintéticos y supersintéticos o los lubricantes con aditivos específicos muy controlados.

La misión del aceite en el motor

Conocer todas las funciones que tiene el aceite en un motor nos ayudará a entender mejor qué sucede si no se utiliza el lubricante adecuado. La principal es reducir la fricción y el desgaste entre los elementos mecánicos, al crear una capa de lubricante entre ellos. Pero tiene muchas más:

  • Lubricar, reduciendo la fricción entre elementos metálicos
  • Proporciona estanqueidad entre el pistón y el cilindro
  • Reduce la temperatura de servicio del motor
  • Tiene propiedades detergentes, limpiando el motor
  • Neutraliza los ácidos que se producen durante la combustión
  • Minimiza la corrosión
  • Protege los dispositivos anticontaminantes
  • Reduce el riesgo de autoencendido o picado de bielas en los modernos motores de inyección directa de gasolina

Ahí es nada. Imagina la que puede liar en un motor un aceite que no sea el adecuado. Puedes entrar más al detalle aquí para conocer por qué el aceite es tan importante para el motor de tu coche. En otros artículos también hemos tratado cómo cambiar tú mismo el aceite, y te hemos contado cuáles son los mejores aceites 5W30 sintéticos, que suelen ser los más utilizados.

Motor Despiece

Lo importante es respetar siempre las especificaciones que indica el fabricante para un motor determinado, no quedarse nunca por debajo si no quieres tener problemas con el motor… o con alguno de estos elementos.

La EGR: aceites sintéticos y de baja evaporación

Todo un quebradero de cabeza para muchos usuarios de motores turbodiésel, la válvula EGR se encarga de reducir las emisiones de óxidos de nitrógeno. Funciona volviendo a introducir en la admisión parte de los gases de escape, que tienen menos oxígeno, reduciendo la temperatura de la combustión.

Valvula Egr Abierta Highmotor

Pero la EGR es todo un “imán” para los depósitos de carbonilla y residuos que llevan los gases de escape, por lo que es muy frecuente que se ensucie y acabe funcionando mal. Para que la EGR no se estropee, lo mejor es utilizar aceites de calidad, 100% sintéticos, y que tengan un bajo índice de evaporación. Un aceite 100% sintético es mejor que un semisintético, y disminuirá la formación de residuos que acortará la vida de la EGR o puede provocar un mal funcionamiento de la misma.

El turbocompresor: imprescindible aceite de la más alta calidad

El turbocompresor es una de las soluciones más habituales para aumentar el rendimiento de un motor y reducir el consumo. Pero por sus características y su funcionamiento, la correcta lubricación alcanza aquí una importancia vital. Además, una avería en el turbocompresor es muy cara de reparar.

Cada vez se utilizan turbocompresores más pequeños, capaces de girar más rápido, hasta 200.000 rpm. Y la temperatura de los gases de escape que pasa por el turbo cuando el motor funciona a plena carga alcanza fácilmente los 800 grados centígrados. Por ello, la temperatura del aceite encargado de lubricar el eje del turbocompresor puede llegar a los 200 grados. Y cualquier aceite empieza a tener problemas para mantener su estabilidad a estas temperaturas tan elevadas. Ten en cuenta que el punto de inflamación de un buen aceite está en torno a los 230 grados centígrados.

Turbo 10

Imagina lo que sucede si el aceite no fluye correctamente por el eje del turbo: se evapora, dejando subproductos que se quedan adheridos en el eje. Y esto es lo que puede acabar produciendo el temido “gripado” del turbo.

Por ello para no tener problemas con el turbocompresor, lo mejor es un aceite fluido, con una alta estabilidad térmica y a la oxidación, así como una elevada resistencia a la carbonización y al cizallamiento.

A menudo se produce la siguiente situación: un motor ya entrado en kilómetros que funciona habitualmente con un aceite 5W30, que es el recomendado por el fabricante para este coche, empieza a consumir aceite. En el taller recomiendan pasar a un 10W40, que es más barato… y va a reducir el consumo de aceite. Y lo consigue, al tener una mayor viscosidad (resistencia a fluir) tanto en frío como en caliente. Pero el resultado es que un aceite 10W40 reduce la lubricación del turbo en un 30% respecto a un 5W40 con el motor frío, y más de un 22% con el motor caliente. Así que, piénsatelo bien antes de ahorrar unos euros en cada cambio de aceite, especialmente si tu coche tiene turbo.

Los filtros de partículas y el aceite del motor

Otro elemento de los motores actuales que provoca muchos problemas son los filtros de partículas, especialmente en los coches diésel. Últimamente también se están popularizando los filtros de partículas de gasolina; pero estos últimos, por la combustión más limpia de los motores de gasolina en lo referido a cenizas, plantean menos problemas.

Ya hemos tratado los problemas que pueden hacerte llegar a odiar el filtro de partículas de tu coche. Pero la utilización de un aceite que no sea el correcto no hará otra cosa que agravarlos. Además de las partículas que se acumulan en los filtros producto de una combustión incompleta, y que el filtro se encarga de almacenar para su posterior eliminación mediante un proceso de regeneración, existen otras partículas muy dañinas para los filtros: las cenizas sulfatadas que se producen por utilizar aceites inadecuados.

Precio Filtro Particulas (4)

Estas cenizas forman una especie de “cemento blanco” que obstruyen el filtro, provocando ciclos de regeneración constantes que disminuyen la vida útil del mismo, averían los sensores de presión y terminan por atascar del todo el filtro, evitando su autolimpieza.

En este caso no hay que fijarse solo en la viscosidad. Por ejemplo, un aceite como el Motul 8100 X-Cess 5W40 tiene una viscosidad equivalente a un Motul 8100 Clean 5W40, e incluso el mismo punto de inflamación. Pero el primero es un ACEA A3/B4, con un 1.1% de cenizas sulfatadas, mientras que el segundo es un ACEA C3, con 0.8% de cenizas sulfatadas. Si el fabricante recomienda un ACEA C3, C4 o C5 para el motor de tu coche, no bajes esa cifra, o pondrás en riesgo el filtro de partículas.

Un aceite que cumple ACEA A3/B4 no es que sea un aceite malo, sencillamente tiene más cenizas sulfatadas, y no es adecuado para coches con filtros de partículas.

Catalizadores SCR, aceite y AdBlue

Otro sistema de descontaminación de los motores diésel son los catalizadores SCR con inyección de AdBlue, para reducir los óxidos de nitrógeno. Aquí puedes leer una guía completa sobre el AdBlue, cuidados, consejos… En lo relativo al lubricante, para que estos catalizadores funcionen correctamente se necesitan aceites con un contenido controlado en fósforo y azufre.

Adblue

Un fabricante de aceites utilizaría mayor cantidad de estos elementos en la formulación del lubricante, de no ser por la presencia de este dispositivo. Los catalizadores SCR tienen una gran sensibilidad, y no admiten gases de escape con alta presencia de fósforo y azufre. Esto da, una vez más, una idea de por qué es tan importante ajustarse a las especificaciones del aceite que cada fabricante recomienda para un vehículo determinado.

Aceite para coches híbridos e híbridos enchufables

Los vehículos híbridos y los híbridos enchufables, que cada vez cuentan con mayor presencia en el mercado, también son un caso especial. Y eso que cuentan con un motor de combustión que, en teoría, funciona como el motor de un coche convencional.

Sin embargo, en estos coches, en los que el motor está continuamente sometido a procesos de arranque y parada, el aceite está sometido a cargas de temperatura que no se producen en coches con motor térmico sin electrificación. En las fases en las que el coche circula con el motor eléctrico, o cuando se desacopla el motor de la transmisión y se circula en modo de marcha por inercia, el aceite se enfría muy rápido.

Mejor Coche Hibrido

En estos casos resulta especialmente importante utilizar aceites de muy baja viscosidad, y no cambiar a otro aceite con mayor viscosidad en ningún caso. Es frecuente encontrar aceites para este tipo con viscosidades 0W16, que tampoco deberían utilizarse en coches con motor de combustión que no fuesen híbridos. Aquí tienes más detalles sobre cómo elegir el mejor aceite para tu coche híbrido.

Información de interés relacionada

 

Deja un comentario