Ford trae el Evos a Madrid

Ford trae el Evos a Madrid

Escrito por: Guillermo Arnal    10 noviembre 2011     8 minutos

El prototipo mostrado en Frankfurt comienza un tour mundial con el que la marca quiere explicar a fondo cómo se ha diseñado y en qué consisten las tecnologías que lleva.

Fue uno de los prototipos sorpresa mejor acogidos del pasado Salón de Frankfurt, donde lo vimos por primera vez. Su papel es, como ya comentamos entonces, muy importante para el óvalo azul, pues viene a definir el lenguaje de diseño de sus productos que saldrán durante este siguiente lustro. Tal es el empeño que han puesto en él y en lo que representará en el futuro que Ford lo mostrará en eventos individuales por todo el mundo para desglosar todos sus detalles.

Su primera parada ha sido hoy en la capital española. Sus escoltas: la cúpula del equipo de diseño de la división europea del fabricante compuesta por su director, Chris Bird, la directora de tendencias y estrategia de diseño, Erika Tsubaki, y la jefa de colores y materiales, Ruth Pauli; el director de innovación y prototipos, Patrick Verhée; y el director del centro de investigación de Ford en Aachen, Pim Van Der Jagt.

Menos Patrick Verhée, quien a pesar de haber estado involucrado en el desarrollo del Evos desde su concepción no ha intervenido en la presentación, el resto ha desgranado las pautas seguidas en la planificación de su diseño y de la tecnología que equipa. Estos dos son los aspectos en los que se ha puesto más énfasis en el prototipo y que irán aplicándose progresivamente en los próximos lanzamientos de Ford. Hay que señalar igualmente que su mecánica híbrida y baterías recargables con enchufe tampoco se van a quedar en el prototipo, pero curiosamente no han tenido tanto protagonismo.

Apela al corazón, no a la razón

Chris Bird ha confirmado que el Evos fue hecho para acabar con la idea de que Ford fabrica coches «funcionales» y que a partir de ahora los hará más «emocionales». Su nombre proviene de la palabra evolución y hace referencia a que es en lo que se ha convertido el lenguaje Kinetic estrenado por el prototipo Iosis en 2006. Conserva muchos rasgos de este último, como la percepción de que los modelos diseñados según ese estilo parezcan estar en movimiento aun si no se mueven. Pero al mismo tiempo se ha escogido evolución y no revolución porque no quieren confundir al público realizando un giro de diseño demasiado intenso.

Si en imágenes resulta mucho más seductor de lo que suelen ser las líneas de otros modelos de Ford, en persona gana incluso el doble. Fue un acierto hacerlo con el tamaño de un coche del segmento C (mide 4,5 metros de longitud, más pequeño que el Iosis), pues permite no hacerlo excesivamente inverosímil. Su aerodinámica ha tenido todavía más relevancia, con el fin de buscar nuevas formas de reducir los consumos y emisiones contaminantes. Se traduce en unas líneas marcadas sobre la carrocería y a la vez extremadamente suaves, las cuales todas acaban en algún sitio, una característica señalada por Bird cuando lo explicaba. Incluso ha confesado que su equipo utilizó ideas de algunas obras del arquitecto Santiago Calatrava porque querían darle un «sabor latino» como lo ha denominado.

Gracias a la nueva estructura de la «cara de Ford» (la cual el director de diseño ha anunciado que se llevará casi intacta al próximo Mondeo solo que de mayor tamaño y más pequeña para el restyling del Fiesta), los diseñadores han podido reducir los faros delanteros, ya que su tecnología ofrece el mismo rendimiento que las lámparas normales, y aumentar la rejilla. Esta última, tanto en el Evos como en los modelos de los próximos años, estará más alta y nunca más albergará el óvalo del fabricante. Según Bird, las propias formas tan expresivas de estos nuevos frontales serán las encargadas de que cuando alguien vea un coche que las lleva lo identifique inmediatamente como un Ford.

La zaga se diseñó de forma que no fuera tan «bruta» como la del prototipo inicial del lenguaje Kinetic, mientras que la pintura exterior, Rojo Candy metalizado, es parte de la paleta de «colores insignia» que creó el departamento encabezado por Ruth Pauli cuando se lanzó la séptima generación del Fiesta. Su función es enfatizar el lenguaje estético del Evos, sus líneas y el contraste con las tonalidades del interior. Aunque el Evos no llegará a producción, Chris Bird ha declarado que será el próximo año cuando veamos el primer modelo que herede sus rasgos estéticos.

Delicia visual y táctil

A pesar de que este prototipo también mantiene esa forma de concebir el habitáculo mucho más desenfadada y colorida que usó Ford con el Iosis, el Evos incluye novedades derivadas de las tendencias investigadas por su equipo de diseño. Según Erika Tsubaki, los estudios que hicieron para determinar la concepción del prototipo les indicaron que los consumidores le dan mucha importancia a la información, la movilidad y la tecnología. Además, cuando trabajaron en el Evos se basaron en cuatro pilares que dominan ahora en la marca: calidad, ecología, seguridad y tecnología inteligente. Y al tratarse de un prototipo, Tsubaki ha afirmado que pudieron crear una «experiencia en tres dimensiones» enfocada a los sentidos de la vista y del tacto.

Solo hay que asomarse al habitáculo del Evos, el cual tiene el mismo tamaño que el del Iosis aunque el exterior sea más corto, para ver en qué consiste esa filosofía. Es una combinación del minimalismo que reina últimamente en muchos ejercicios de diseño automovilístico con el toque deportivo de los asientos firmados por Recaro y la ciencia ficción aportada por las numerosas pantallas táctiles que sustituyen a los cuadros de botones jeroglíficos. Estas últimas están prácticamente concentradas en la zona del conductor, quien no tiene que estirar demasiado los dedos para alcanzarlas. Las puertas de tipo «alas de gaviota» y la buena iluminación interior consiguen asimismo otorgar una sensación de amplitud mayor.

Los nuevos asientos «ST» fueron construidos con medidas y peso muy ajustados, sin renunciar a la comodidad esperada de un vehículo Premium como pretende ser el Evos. La instrumentación y otras pantallas poseen gráficos inspirados en dispositivos digitales populares del tipo smartphone o tableta. El salpicadero se puede configurar según las necesidades de conducción, llegando al extremo de dejarlo en dos relojes si se requiere una gran concentración, por ejemplo.

Ruth Pauli ha hecho hincapié en su intervención en otros dos aspectos fundamentales del interior. El primero es la atención en los detalles, tales como botones o acabados diversos. En Ford quisieron que el Evos fuese una fiesta para el tacto, por lo que la experiencia háptica se encuentra en muchos rincones y la fabricación de las piezas se hizo con altísima precisión, además de que varios elementos incorporan cromados para asemejarlos a los mencionados dispositivos digitales. El segundo es la calidad de los materiales, necesaria para que el prototipo se adjudique la categoría de lujo «democratizado» a la que aspira y compatible con el ambiente atlético-«Titanium» como lo ha llamado el óvalo azul.

Viviendo en una «nube»

El otro punto principal del Evos es la tecnología que avanza para el futuro de Ford. Por desgracia, así como su diseño no llegará con excesivo retraso a los productos de calle, varios de los inventos que monta el prototipo probablemente se quedarán en ese mismo estado y el público acabará probando tan solo unos pocos. Para detallar de qué tratan, la marca preparó un vídeo muy explicativo con ocasión de la presentación del Evos en el Salón de Frankfurt en Septiembre, el cual os mostramos entonces pero que podéis volver a ver más abajo.

De lo que este muestra, las funciones más cercanas a la realidad son la de programar la temperatura interior a distancia (si bien su fuente energética sería distinta, evidentemente), la predicción de la configuración de la dirección, suspensión o frenos según el tipo de ruta que se tome y la más importante, la conexión del sistema SYNC con una «nube» de datos sobre las rutinas y contactos del conductor así como sobre la meteorología, el tráfico y las infraestructuras de puntos de recarga de baterías. Esta última aparecerá en las sucesivas actualizaciones gratuitas que Ford lance de SYNC en todo el mundo (recordamos que el año que viene llegará por fin a Europa tras cosechar un éxito enorme en Norteamérica) tal y como nos ha contado Pim Van Der Jagt, aunque no ha determinado una fecha todavía.

Fotos | Guillermo Arnal

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.