Los motivos por los que, afortunadamente, el Porsche Cayenne Cabrio nunca vio la luz

Los motivos por los que, afortunadamente, el Porsche Cayenne Cabrio nunca vio la luz

Escrito por: Antonio Roncero   @roncero_antonio    4 agosto 2022     3 minutos

¿Sabías que cuando Porsche lanzó al mercado el Porsche Cayenne hace ahora 20 años consideró la posibilidad de una versión descapotable? Por estos motivos el proyecto se quedó en un cajón…

En el 20 aniversario del lanzamiento del Porsche Cayenne, el modelo que salvó a la marca de la profunda crisis en la que estaba sumergida en la década de los años 90 -y eso tras declarar por activa y por pasiva que jamás veríamos un Porsche SUV… y mucho menos un modelo de Stuttgart con motor diésel- Porsche nos recuerda que desde el origen del proyecto Cayenne se consideró una versión descapotable.

Una combinación, la de carrocería SUV y cabrio, que no cuajó en el departamento de desarrollo del fabricante alemán de coches deportivos. Algunos se han atrevido después, aunque con otro planteamiento. Ahí están los Evoque Cabrio, o el Volkswagen T-Roc Cabrio. Y la verdad, no se puede decir que ninguno de los dos haya sido un éxito.

Porsche Cayenne Cabrio 4

Pero por aquel entonces -hablamos de 2022-, Porsche consideró desde el primer momento tres versiones de carrocería adicionales al Porsche Cayenne SUV «clásico»: una con batalla larga y una tercera fila de asientos, un coupé… y un Cayenne sin techo. De la versión larga nunca más se supo, mientras que la idea de un Cayenne Coupé (de dos puertas) se quedó en un cajón hasta que en 2019 se lanzó el Porsche Cayenne Coupé, este con cuatro puertas, impulsado por el éxito que cosechaban sus rivales con este tipo de carrocería.

Un híbrido entre un Porsche Cayenne y un 911 Targa

Sin embargo, la idea que en principio parecía más arriesgada, la de un Porsche Cayenne descapotable, fue la única que no solo no se descartó, sino que se llegó a diseñar y construir un prototipo. No es un coche funcional, pero el Porsche Cayenne Cabrio existe: el único ejemplar está guardado en el Museo Porsche. ¿Por qué nunca llegó a producirse en serie? Pues, hablando claro, básicamente porque en Porsche se dieron cuenta de que el resultado era un coche no tenía el suficiente atractivo para lo que debía ser un modelo de la marca; en otras palabras, que era un coche «feo». Además, las previsiones sobre la rentabilidad no eran nada prometedoras.

Porsche Cayenne Cabrio 6

Por estos motivos el Porsche Cayenne Cabrio no pasó de la fase de prototipo como ejercicio de diseño. Los diseñadores se limitaron a buscar soluciones estilísticas para un Cayenne al que había que quitarle el techo, sin llegar nunca a implementar las medidas necesarias para aumentar la rigidez de la carrocería, por lo que de haber sido un coche funcional no habría ofrecido una conducción segura.

Al menos, el Cayenne Cabrio sirvió para intentar buscar respuestas: ¿con unos pilares delanteros acortados y el techo tan estrecho y con una línea descendente serían utilizables las plazas traseras? ¿Cómo afectaría a la practicidad el hecho de que sus dos únicas puertas tuvieran 20 centímetros más de longitud? ¿Sería posible acoplar una capota de calidad que quedase lo suficientemente elegante?

Porsche Cayenne Cabrio 5

Si visto por delante el resultado podía tener un pase, la realidad es que alguien se «atascó» en la mesa de diseño con la zaga, para la que se llegaron a realizar dos propuestas. Seguramente se habría pulido mucho más esta zona de haber decidido avanzar con el proyecto, para el que se utilizó el mecanismo de la capota que llevaba el Porsche 911 Targa (generación 991). La idea era que el techo se desplazase por encima de la barra antivuelco, para ocultarse plegado en forma de Z tras una tapa con doble articulación, que podría abrirse en dos direcciones. Pero si bien la capota llegó a fabricarse para su instalación en el prototipo, su mecanismo nunca llegó a pasar de la fase de simulación.

Galería de imágenes Porsche Cayenne Cabrio concept


Deja un comentario