Prueba Porsche Taycan Turbo: un genuino Porsche

Prueba Porsche Taycan Turbo: un genuino Porsche

Escrito por: Ramiro Mansanet   @RamiroMansanet    11 agosto 2021     9 minutos

Un Porsche con el apellido Turbo completamente eléctrico. Y esto no es una web del futuro. De hecho el coche ya lleva tiempo por la calle, y de verdad que las sensaciones son genuinamente Porsche.

Ya se ha dicho todo sobre los Taycan de Porsche, pero no por ello deja de sorprender en cada nuevo contacto, en cada nueva oportunidad. Porque un Porsche siempre es un Porsche y las sensaciones y prestaciones forman parte de su magia, como adelantamos en la prueba del Porsche Taycan 4S. Y como pudimos comprobar recientemente en la toma de contacto de la nueva variante de carrocería, que tanto nos gusta, el Taycan Cross Turismo.

Pero hoy nos toca probar una versión muy especial: el Porsche Taycan Turbo. Mucho se ha criticado el tema de que se llame Turbo cuando el apéndice mecánico como tal no existe en este coche. Es solo una forma de avisar al personal de que aquí, las prestaciones, son palabras mayores… es decir, más mayores.

Lo cierto es que Porsche lleva años y años decepcionándome. Y cada vez que lo hace, hace evolucionar mi forma de ver el automóvil, de entender la marca e incluso de anticiparse al futuro. Son tantas decepciones… que cuando llega una me fijo más que nunca, estoy atento y me preparo paraa descubrir algo apasionante y nuevo. Así es Porsche. Cuando me dijeron que habría Porsche Diésel hace muchos años dije, ¡sacrilegio!, me pareció que era una locura.

Porsche Taycan Turbo 12

Y ahora mismo hay bofetadas en el mercado de segunda mano para encontrar alguno de esos magníficos Porsche Diésel, ya erradicados de la cada vez más ecológica gama, porque Porsche será cada vez más eléctrica, más limpia, neutral en emisiones… espero haberme jubilado para cuando llegue el Porsche 911 eléctrico, eso seguro que será pecado; jubilado, sí, pero con ganas de conducirlo porque será algo increíble.

Un rango de prestaciones de auténtica Fórmula 1

El Taycan Turbo tiene tacto Porsche, comportamiento dinámico y frenada genuinamente Porsche. No tiene el ruido bóxer, pero emociona igual. Conducir un Porsche Taycan Turbo es una gran experiencia que puede cambiar la forma de pensar de cualquiera en cuanto al coche eléctrico.

Un dato realmente curioso que nos marca la importancia de este coche para el fabricante alemán es que este Porsche Taycan Turbo tiene un coeficiente aerodinámico de Cx: 0,22… el mejor de un Porsche de producción de toda la historia. Este es el Turbo, pero cuidado que en la gama Porsche Taycan hay diferentes variantes, y el Turbo S es el más deportivo con 560 kW (761 CV) y nada menos que 1.050 Nm. Con estos datos hablamos del Porsche de producción con más par de la historia y el segundo más potente de todos los tiempos, solo por detrás del 918 Hybrid, con 661 kW (887 CV).

Porsche Taycan Turbo 2

El Turbo S ofrece una aceleración de 2,8 segundos en el 0 a 100 km/h, algo que estaba reservado hasta no hace mucho tiempo solo a los mejores “sprinters” del mundo, incluido un Fórmula 1. Porsche aplica la tecnología de 800 V derivada de los prototipos de las 24 Horas de Le Mans, lo que permite acelerar los tiempos de recarga y reducir el peso del sistema eléctrico.

Eso lo hace el Turbo S, el coche de nuestra prueba es el Turbo y hace lo mismo en 3,2 segundos. Con 500 kW (680 CV) y 850 Nm la potencia corresponde al momento del uso del overboost y el Launch Control, es decir, el cien por cien de su rendimiento. Y la diferencia creo que se nota por cómo duele el cuello… El Porsche Taycan tiene el récord de velocidad de un vehículo eléctrico de producción en Nürburgring, con un tiempo de 7:42 minutos.

Made by Porsche…

El Taycan básico monta un motor atrás y es solo tracción trasera, el resto monta dos motores eléctricos síncronos con bobinado en horquilla, uno en el eje delantero y otro en el trasero, y tienen tracción total. El motor eléctrico, la transmisión y el inversor forman el módulo trasero instalados en paralelo al eje mientras que el del eje delantero tiene una disposición coaxial muy compacta.

El diseño y el excelente comportamiento térmico de los motores síncronos de imánes permanentes permiten alcanzar el alto rendimiento imprescindible de Porsche. Además, el coche ofrece al conductor cuatro diferentes modos de conducción entre deportividad o autonomía, eterno dilema al volante de súper coche. Hay cuatro programas: “Range”, “Normal”, “Sport” y “Sport Plus”.

Porsche Taycan Turbo 7

En el modo “Range” se busca la eficiencia más absoluta, las tomas de aire se cierran, la altura del chasis baja -20 milímetros, el alerón trasero se ajustan a la mínima resistencia aerodinámica, el sistema de climatización, la suspensión neumática y la iluminación se utilizan en el modo más eficiente y se contiene la velocidad máxima entre 90 y 140 km/h… impresionante por tecnología e inteligencia aplicada y un tostón para disfrutar de un coche magnifico. En el extremo opuesto tenemos el modo «Sport Plus», sencillamente para disfrutar al máximo de la tecnología eléctrica; ahora la refrigeración y calentamiento de la batería son óptimos, las tomas de aire están abiertas y el alerón se despliega para ofrecer mayor apoyo aerodinámico. Lo normal en un Porsche.

Contradicciones

Uno sabio diría que no se puede tener todo, pero otro dirá que por qué no. El Taycan tiene todo el equipamiento deseable y si al principio abruma un poco, lo cierto es que tras unos cuantos kilómetros es fácil, intuitivo y cómodo de manejar. La postura de conducción es perfecta, los asientos son magníficos y conducirlo es un absoluto placer. Además es un coche amplio para cuatro pasajeros y tiene un gran maletero.

Lo tiene todo. Y todo es bueno. La única gran diferencia aquí es acostumbrarse a su uso y las limitaciones que por desgracia aún existen en materia de repostaje de energía eléctrica. Es lo que hay. Y luego hay que saber cómo usarlo. No parece muy inteligente comprar un coche de semejante precio, no es barato como no lo es ningún Porsche, y no es fácil tratarlo como si fuera una simple máquina que nos lleva de un punto a otro, este es un Porsche con mucha potencia y un bastidor exquisito que te invitar a acelerar, a correr, a disfrutar… de modo que eso de ir haciendo una conducción de mini consumo para que la autonomía nos permita llegar más lejos no encaja demasiado con lo que ofrece este coche. Es una contradicción.

Porsche Taycan Turbo 13

Nadie se compra un Porsche para ir de paseo. No siempre. El problema es que al final acabas por hacerlo. Porque de lo contrario la autonomía se escapa como el agua en la mano. Conduciendo a placer y disfrutando de todo lo que nos da semejante potencia no llegaremos muy lejos si no tenemos previsto parar a repostar.

Porsche Taycan Turbo: el placer de pilotar

En todo Porsche la potencia manda, y los 680 CV que entrega el Taycan Turbo son perfectos para quedarte aplastado contra el asiento. Un 0 a 100 km/h de 3,2 segundos es para impresionar al más acostumbrado a las fuertes sensaciones. Es cierto que con los 761 CV del Turbo S anuncia 2,8 segundos para la misma operación.

Pero resulta realmente difícil apreciar la diferencia entre ambas salvajadas de aceleración y desde luego es inevitable recurrir a la maniobra de “Launch Control”, tan sencillo como aplastar el pedal de freno y el del acelerador al mismo tiempo para despegar como si de un caza de combate se tratara, solo con levantar el pie del freno. El Taycan superó una prueba de 26 aceleraciones consecutivas de 0 a 200 km/h, y viceversa, con una diferencia de solo 0,8 segundos entre la más lenta y la más rápida. Eso es fiabilidad Porsche.

El dominio de la autonomía

La otra clave de los Taycan como de todos los coches eléctricos es la autonomía, y esta, a plena carga nos ofrece 420 km, eso sí, si lo utilizamos exclusivamente en el modo Range, que no nos deja superar 140 km/h. Utilizando el Porsche Taycan de forma normal, sin acciones deportivas ni velocidades elevadas se puede lograr una cifra de 24 kWh/100 km aproximadamente de gasto medio y así fácilmente nos iremos a los 400 km, pero si nos ponemos juguetones, que es a lo que invita este coche de forma permanente, y subimos el consumo medio a 30 kWh/100 km o por encima no llegaremos a completar ni 300 km.

Porsche Taycan Turbo 11

Una de las mejores caras del Taycan es que para el sistema de recarga tiene la tecnología de 800 V, que acepta una recarga de hasta 270 kW, lo que le permite recuperar el 80% de la autonomía en poco más de 20 minutos o 40 minutos en un súper cargador de la red IONITY de 150 kW. La batería es lo mejor en este momento, de ion-litio refrigerada por agua de 93,4 kWh de capacidad y como decíamos, hasta 270 kW de potencia de carga.

El precio justo

El Taycan Turbo tiene un precio de 156.374 euros y además de la batería grande y unas prestaciones de infarto (ofrece hasta 450 km de autonomía y una velocidad máxima de 260 km/h), tiene elementos de serie tan importantes como los frenos de disco PSCB de tungsteno, asientos con regulación eléctrica modelo deportivos Plus que casi son mullidos bacquets de diseño racing, control de tracción deportivo y llantas de 21 pulgadas entre otras cosas. Sin duda es un coche que se adelanta a su tiempo, pero ante todo es un genuino Porsche por prestaciones, por calidad de rodadura, por lujo y por fiabilidad.

Porsche Taycan Turbo 3

Este es el momento actual falta aún mucha infraestructura para que el común de los mortales pueda vivir solo con el coche eléctrico, pero Porsche ya puede presumir y casi garantizar una movilidad total a sus usuarios. Porsche nos permite viajar al futuro con este coche, y dentro de un orden… no está nada mal. De hecho, he tenido la sensación de haber probado uno de los mejores coches que he conducido en mi vida. Por suavidad de marcha, por suavidad general y en mayúscula, por dinámica, por frenada al más puro estilo Porsche y sin hablar de carbono ni cerámica, por prestaciones puras… no hay nada que haga mal este coche. Su conducción es una delicia.

Porsche Taycan Turbo 6

Entre las cosas que lleva de serie y las opcionales apenas le faltaba algo a nuestra unidad de pruebas, con eje trasero direccional, suspensión neumática adaptativa, el Porsche Torque Vectoring Plus y los frenos cerámicos PCCB. Todo ello hace en su conjunto que el paso por curva sea una maniobra fugaz que parece no tener fin y que solo la adherencia de los neumáticos o mejor dicho, su degradación, nos irá poniendo contra las cuerdas. Al final de la jornada se sentía más el peso de la conducción en la cadera y en el cuello que en los brazos. Impresionante.

Galería de imágenes Porsche Taycan Turbo

 


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.