Prueba y opinión: Audi Q5 Sportback, un SUV deportivo para usar a diario

Prueba y opinión: Audi Q5 Sportback, un SUV deportivo para usar a diario

Escrito por: Antonio Roncero   @roncero_antonio    2 junio 2021     11 minutos

Por unos 3.000 euros más que el Audi Q5, el Sportback añade un plus de deportividad en su diseño y en su conducción, sin apenas restar versatilidad o confort de uso.

Antes de que se lanzase al mercado el Audi Q5, siempre me había parecido que uno de los mejores coches de la gama en esta categoría de tamaño y precio era un Audi A4 Avant… o incluso la correspondiente versión allroad.

Pero el Audi Q5 llegó aportando lo que traían todos los SUV. Combinaba las ventajas de un familiar como el mencionado A4 Avant con mayor versatilidad de uso incluso que el A4 allroad, debido a su formato de carrocería y su mayor altura libre al suelo. Y lo hacía aportando las ventajas de una carrocería SUV en cuanto a facilidad de entrada y salida al habitáculo o posición de conducción elevada, así como una banqueta trasera deslizante para configurar el espacio disponible en función de si priorizar el confort de los pasajeros o del equipaje.

El éxito de los CUV, los nuevos SUV con carrocería coupé

El porcentaje de ventas de vehículos SUV crecía en todos los segmentos del mercado, y el Audi Q5 no paraba de evolucionar estéticamente, recibiendo lo último en asistentes a la conducción, sistemas multimedia, conectividad y motores de la marca de los cuatro aros. Incluso llegaron las versiones híbridas enchufables, que tuvieron una gran aceptación.

Audi Q5 Sportback 11

Únicamente le faltaba una variante de carrocería Sportback o CUV, que es como se denominan estos SUV con línea coupé. Una categoría que en el segmento premium pesa ya el 19% sobre el total de SUVs comercializados… y la cifra sigue subiendo. Sin ir más lejos, en la gama Q3 la versión Q3 Sportback supone nada menos que el 57% de las ventas, y que asciende al 51% en el caso del e-tron Sportback.

Y por lo que se ve durante la fase de pedidos, el tercer integrante de la familia Sportback entre los vehículos SUV de Audi va por el mismo camino: el Q5 Sportback  ya totaliza un 43% de los pedidos, destacando también el 20% de solicitudes sobre el resto de mecánicas que alcanzan las versiones híbridas enchufables.

Audi Q5 Sportback: el diseño exterior e interior

Exteriormente, el nuevo Audi Q5 Sportback apenas altera las dimensiones de la versión de la que deriva: 7 mm más de longitud, para plantarse en 4,69 metros, y apenas 2 mm más bajo, manteniendo la anchura y la distancia entre ejes. También se conserva el coeficiente aerodinámico, de 0.30.

Una de las principales diferencias viene asociada a los equipamientos: mientras que el Q5 puede solicitarse en versiones básica, advanced, S line y black line, el Q5 Sportback parte ya del acabado advanced, con lo que esto supone. Hay algunas diferencias en la parrilla, en las entradas de aire y en el diseño del paragolpes trasero, pero la “esencia” de esta carrocería es la línea descendente del techo, que le otorga una silueta más dinámica.

Audi Q5 Sportback 25

Audi ofrece para el Q5 Sportback hasta 12 colores de carrocería y distintas posibilidades de personalización, destacando la oferta de llantas o de materiales para el interior. Un habitáculo que, dicho sea de paso, no se distingue del Audi Q5 en diseño o materiales, si consideramos versiones equivalentes de acabado. Lo mejor, además de la calidad de acabado y atención al detalle a la que nos tiene acostumbrados Audi, es que el Sportback no supone un gran sacrificio en cuanto a practicidad.

Audi Q5 Sportback 10

Pierde algo de maletero, pero los 510 litros (455 litros en las versiones híbridas enchufables) sigue siendo una cifra muy buena. Y se compensa en parte esa pérdida con la banqueta trasera plus de serie, que permite ganar 60 litros para el equipaje en la posición más adelantada, o ganar espacio para las piernas de los ocupantes de las plazas traseras, que viajarán de forma más confortable. Además, el respaldo se puede ajustar en inclinación.

La pérdida en altura en las plazas traseras apenas es relevante, y tampoco resulta crítico el acceso o la salida a estas plazas producto de la mayor inclinación del techo. Sí empeora la visibilidad hacia atrás desde el puesto de conducción, debido a la luneta más tendida y del diseño de la tercera ventanilla lateral. Pero nada en cualquier caso que condicione la conducción o impida maniobrar con un mínimo de comodidad.

Audi Q5 vs Audi Q5 Sportback: ¿cuánto cuesta el coupé y qué me llevo?

Sabiendo ya que si la línea coupé del Sportback te atrae mucho más que la del Q5 “normal” no vas a pagar un peaje excesivo en practicidad o versatilidad, ¿qué cuesta en “dinero” decidirse por el Sportback? Pues a igualdad de motor y equipamiento, el Sportback supone unos 3.000 euros adicionales. Hay que tener en cuenta que la oferta mecánica es la misma, y también las líneas de acabado y el equipamiento. El Sportback lleva de serie la mencionada banqueta trasera plus, y un ajuste de suspensiones con un enfoque ligeramente más dinámico.

Pero ojo, ya hemos mencionado que el Q5 Sportback no tiene versiones básicas, parte desde el acabado advanced. Esto supone que el precio de salida del Q5 Sportback parte desde 55.810 euros, que es lo que cuesta el 35 TDI Advanced de 163 CV. En la gama Q5 tienes una versión con acabado básico y este mismo motor desde 49.210 euros.

Audi Q5 Sportback 4

Ya que estamos con los precios, el 40 TDI quattro de 204 CV parte desde 60.320 euros, y el 45 TFSI quattro con 265 CV lo hace desde 67.500 euros. De las versiones híbridas y del SQ5 TDI hablaremos más adelante.

Si la pregunta es si merece o no la pena pagar 3.000 euros más por el “coupé”, en este nivel de precios, teniendo en cuenta lo poco que resta desde el punto de vista práctico y lo que aporta en el plano estético y dinámico, mi respuesta sería afirmativa.

Equipamiento del Audi Q5 Sportback

Lástima que no se ofrezca esta versión también con acabado básico, lo que permitiría acceder al Q5 Sportback desde unos 52.000 euros. Pero tiene su razón de ser. La mayoría de los clientes acaban pasándose al acabado Advanced, que compensa, porque todo lo que te llevas de más en equipamiento, pues supone un considerable ahorro frente a equipar esos elementos por separado.

Audi Q5 Sportback 9

Apunta todo lo que lleva el Q5 Sportback de acceso, ya con acabado advanced: entre otras cosas, los detalles de diseño de la línea advanced, llantas de 18”, MMI Navegación plus, instrumentación digital Audi virtual cockpit plus, climatizador de tres zonas, portón de maletero eléctrico, control de crucero, Audi drive select, Audi phone box, interface para el teléfono móvil, sistema Audi parking System plus…

Y no dejes de tener en cuenta esto: las versiones S line cuestan 2.500 euros más que los advanced, pero aportan un innegable toque de estilo al exterior y al interior, con la línea S line, la parrilla con estructura de panal, un difusor deportivo específico, los fantásticos faros Matrix LED (cuando los pruebas de noche se hace de día), llantas de aleación de 19 pulgadas y asientos delanteros deportivos.

Audi Sq5 Sportback 13

Particularmente pagaría por el S line, pero no por el Black Line, que suma a la tarifa otros 3.200 euros, para llevarte el paquete de estilo negro, las llantas de 20 pulgadas, cristales traseros oscurecidos, tapicería mixta en tela y cuero y barras en el techo negras.

Motores gasolina y diésel MHEV con etiqueta ECO

La oferta mecánica para el Sportback es la misma que para el Audi Q5. El motor de acceso es el 2.0 TDI de 163 CV y 370 Nm, con tracción delantera. Le siguen el 40 TDI, con 204 CV y 400 Nm de par, y el 2.0 TFSI de 265 CV y 370 Nm, estos dos últimos disponibles únicamente con tracción quattro. Todos llevan de serie cambio S tronic de doble embrague con siete marchas y tecnología Mild Hybrid MHEV, que les concede la etiqueta ECO de la DGT.

La elección es fácil: el motor TDI básico mueve con suficiencia al Audi Q5 y consigue unos consumos bajísimos, en torno a 7 l/100 km. Sigue siendo un motor que destaca por su suavidad y agrado de conducción entre los turbodiésel de su clase. Solo te interesará pagar los cerca de 4.500 euros de diferencia con el 40 TDI si valoras el hecho de contar con la tracción quattro, o si buscas un plus de prestaciones, pues incluso con el “lastre” de la tracción total, el 40 TDI se muestra siempre más contundente, sobre todo a la hora de ganar velocidad desde marchas largas, o al aprovechar la máxima capacidad de aceleración.

Audi Q5 Sportback 8

Lo del 45 TFSI es una historia aparte. El motor es fabuloso, sus prestaciones de auténtico deportivo (apenas 6,1 segundos de 0 a 100 km/h y 240 km/h de punta), ofrece una suavidad que tienen pocos motores con este nivel de prestaciones, y puede gastar muy poco si conduces “fino”. Pero tiene un pequeño problema: por cuestiones de impuestos, cuesta… casi 1.000 euros más que el 50 TFSIe híbrido enchufable, que está disponible desde 66.810 euros.

Dos versiones híbridas enchufables

Así es. A igualdad de acabado, el Q5 Sportback 50 TFSIe quattro ofrece más potencia (299 CV), un sistema de hibridación que tras la última actualización aplicada al Q5 permite una autonomía en modo eléctrico de hasta 62 km en el ciclo WLTP y además todavía tiene la cada vez más codiciada etiqueta CERO de la DGT.

Es difícil no recomendar esta versión incluso aunque no tengas dónde enchufarla (todo llegará). Con la batería sin cargar funciona como un híbrido convencional, con buenas prestaciones y consumos casi equivalentes a los del TFSI. Y si tienes donde cargarla podrás usar el coche a diario en recorridos cortos solo consumiendo energía eléctrica, o en modo híbrido con consumos reales en torno a 3-3,5 l/100 km durante unos 150 km, según el ritmo.

Audi Q5 Sportback 21

El aumento de peso de la batería se compensa con la mayor potencia para ofrecer las mismas prestaciones que el 45 TFSI, con un notable agrado de conducción. Solo pierdes un poco en capacidad de maletero. Pero interesa el híbrido enchufable, no lo dudes. En comportamiento dinámico tampoco notarás diferencia salvo en conducción al límite en zonas de curvas. El Q5 Sportback, en cualquiera de sus versiones, es un coche con un logrado equilibrio entre dinamismo y confort. Opcionalmente se puede equipar una suspensión neumática con control de altura, interesante para aumentar la distancia al suelo si vas a salir a rodar por pistas o caminos, o para reducirla y facilitar la carga del maletero.

Audi Q5 Sportback 16

La segunda versión híbrida, el 55 TFSIe, ya requiere hacer cuentas. Llega hasta los 367 CV, pero el 50 TFSIe va tan sobrado que difícilmente necesitarás la potencia adicional de esta versión. Ambos coinciden en cuanto a batería (de 14,4 kWh de capacidad), autonomía eléctrica y posibilidades de recarga. Se puede cargar la batería en una toma doméstica con el cable de serie en unas seis horas, o en 2,5 en una toma monofásica de 32 Amperios. A igualdad de equipamiento cuesta 4.000 euros más que el 50 TFSIe, pero solo está disponible a partir del acabado Advanced, por lo que su precio de salida parte desde unos ya respetables 73.210 euros.

Frente a la versiones TDI y TFSI, los híbridos enchufables tienen una capacidad de remolque de hasta 2 toneladas, en vez de 2,4 toneladas.

El Audi SQ5 Sportback TDI: el tope de la gama

Para su versión más deportiva, el SQ5 Sportback, Audi sigue confiando en el motor V6 3.0 TDI. No me extraña. Es difícil conseguir una relación entre prestaciones y consumo con la que ofrece esta versión, que alcanza los 341 CV y 700 Nm de par. Acelera de 0 a 100 km/h en 5,1 segundos, más rápido incluso que el TFSIe más potente. Pero consume muy poco y el gasto de carburante no es tan sensible al ritmo que puedes llegar a mantener.

Audi Sq5 Sportback 19

El motor cuenta con todas la tecnologías para presumir de “limpio”, desde la doble inyección de Adblue hasta la hibridación ligera de 48 voltios (en el resto de la gama, con motores de 4 cilindros, es de 12 voltios), por lo que también tiene etiqueta ECO. Pero lo mejor son las sensaciones al volante. El cambio tiptronic de 8 marchas es suavísimo, y puede llegar a ser casi tan rápido como el S tronic de doble embrague del resto de versiones.

Con llantas de 20 pulgadas de serie y neumáticos 225/45, frenos con pinzas de aluminio de seis pistones en el eje delantero y una puesta a punto del chasis fantástica (tren de rodaje deportivo con suspensión rebajada 30 mm) que te incluso pensar si merece la pena pagar por la dirección dinámica y el diferencial deportivo opcionales, el SQ5 TDI enamora.

Audi Sq5 Sportback 22

Claro que hay amores que salen caros: 83.330 euros es el precio del más deportivo de los Q5 Sportback. Comparado con sus alternativas, vale lo que cuesta. No sólo por cómo va, también por lo que ofrece, incluyendo en el equipamiento hasta los faros Matrix LED.

Galería de imágenes Audi SQ5 TDI

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.